Ford ha profundizado su apuesta por la movilidad eléctrica con un histórico cambio en su organización interna. La automotriz estadounidense anunció que su unidad dedicada a los coches eléctricos comenzará a funcionar por separado a la de los vehículos con motor de combustión interna.

Así, en una época de competencia creciente, y con Tesla siendo el faro del mercado, Ford se propone no solo aumentar el impacto de su catálogo de coches eléctricos en el mercado; también apuesta a reducir los costos y simplificar las operaciones de la rama dedicada a la automoción convencional.

Según publica Bloomberg, la unidad dedicada a la movilidad eléctrica se llamará Ford Model e. Por su parte, el negocio tradicional para vehículos con motores de combustión interna se identificará como Ford Blue. Y los números que acompañan el anuncio también son más que interesantes.

Por un lado, Ford aumentará la inversión sobre su negocio de coches eléctricos. Así, la automotriz planea destinar 50 mil millones de dólares a esta estrategia, contra los $30.000 millones que había establecido en su plan original. Y la capacidad de producción también se incrementará drásticamente, ya que la nueva meta es fabricar 2 millones de coches eléctricos al año para 2026. No olvidemos que, anteriormente, la compañía se había propuesto producir 600 mil vehículos eléctricos a batería anuales para 2024.

Pero el plan detrás de Ford Model e no solamente pretende ampliar el catálogo de modelos eléctricos. La unidad también se encargará de desarrollar software, servicios y tecnologías para vehículos conectados que se implementarán también en las versiones con motor de combustión interna. Este último es un punto realmente importante porque cualquier empresa que quiera plantarle cara a Tesla en el mercado eléctrico deberá contar con un software a la altura de las circunstancias; de lo contrario, estará siempre varios escalones por debajo.

Ford no quiere ser uno más en el mercado de coches eléctricos

Foto de Julissa Helmuth en Pexels.

Sin dudas, son muy interesantes las declaraciones de Jim Farley, el CEO de Ford, sobre esta reorganización en la compañía. "¿Se trata de ganar? 100%. Queremos vencer a los viejos jugadores. Queremos vencer a los nuevos jugadores", indicó el directivo. Sin embargo, la automotriz deberá ratificar su mayor apuesta por la movilidad eléctrica con los hechos. La separación de las unidades es un paso muy importante, pero hay que ver qué depara el futuro. En especial si consideramos que su plan es dejar de vender coches de combustión en Europa en 2030.

Ford Blue, la rama dedicada a la combustión interna, tendrá que recortar costos estructurales por alrededor de 3 mil millones de dólares, indica Reuters. Sin embargo, seguirá siendo la principal fuente de ingresos de la compañía, al menos por ahora. El informe de Bloomberg cita a Farley reconociendo que la separación de unidades permitirá que la sección dedicada a la automoción convencional continúe como "el motor de ganancias y dinero en efectivo" de Ford.

Además de su rol como CEO de Ford, Jim Farley será el presidente de Ford Model e. Por su parte, Doug Field liderará el desarrollo de productos de la unidad, y será el director de vehículos eléctricos y sistemas digitales. Vale destacar la preponderancia que el exdirectivo de Apple ya ha ganado desde su arribo a la automotriz. El exjefe de desarrollo del Apple Car ha sido el encargado de revisar la estructura operativa de Ford, para prepararla para que su unidad de coches eléctricos tenga más relevancia. Su trabajo ha impactado especialmente sobre la producción del Mustang Mach-E y la F-150 Lightning.

Mientras tanto, Kumar Galhotra presidirá Ford Blue. Se espera que ambas unidades no solo compartan tecnología, sino también "buenas prácticas". Por último, vale mencionar que Ford apunta a presentar resultados financieros por separado para sus dos ramas de negocios a partir de 2023.