Jim Farley, CEO de Ford, ha anunciado una nueva estrategia para el desarrollo de sus vehículos eléctricos que permitirá a la compañía ahorrar costes en la producción. Los nuevos planes afectan, sobre todo, al Mustang Mach-E. Según ha comentado el directivo en la habitual llamada tras anunciar los resultados trimestrales, ya no van a esperar al próximo año para mejorar su eléctrico. Lo harán "sobre la marcha", y con cambios tanto a nivel de software como de hardware que ya se están realizando en una de sus plantas en México, tal y como afirma Bloomberg.

Farley asegura que parte de esta estrategia es posible gracias a un nuevo equipo dedicado a investigar cómo reducir los costes de los materiales de los actuales automóviles eléctricos. Destaca, además, que esta división ya ha realizado cambios notorios. En concreto, han encontrado la forma de ahorrar 1.000 dólares por vehículo "a través de la simplificación del diseño, la integración vertical y el aprovechamiento de la escala en la cadena de suministro", según ha confirmado el directivo.  

El máximo responsable de Ford también ha mencionado que el equipo de ingenieros está realizando modificaciones el sistema de refrigeración del Mach-E. Han limitando el número de motores necesarios y han reducido la cantidad de mangueras a un tercio de las que utilizan actualmente. De nuevo, para ahorrar costes en la producción.

"Esas son las oportunidades que buscamos, y no vamos a esperar el próximo año. No vamos a esperar un cambio menor. Vamos a rediseñar ese vehículo de vez en cuando y usar esa experiencia para el Lightning y el E-Transit y, por supuesto, todas nuestras plataformas eléctricas".

Ha señalado Jim Farley en relación a la nueva estrategia para la reducción de costes de sus vehículos eléctricos

Ford aumenta su apuesta por la movilidad eléctrica

Mientras tanto, Ford continúa con su intención de potenciar su división de movilidad eléctrica. Lo hace con inversión adicional de hasta 20.000 millones de dólares para los próximos 10 años. Esta se suma a los 30.000 millones de dólares que la compañía ya había establecido hasta 2025, según informó Bloomberg.

Esta nueva suma permitirá a la firma estadounidense mejorar el desarrollo de nuevas tecnologías para los vehículos eléctricos. También servirá para transformar varias de las plantas dedicadas a la fabricación de modelos de combustión, en fabricas para coches eléctricos. Es uno de los proyectos gestionados por Doug Field, quien fue vicepresidente de proyectos especiales en Apple hasta el pasado mes de septiembre.