Disney Plus se ha convertido, en apenas dos años, en el mayor rival de Netflix en las denominadas guerras del streaming. Y lo ha hecho, precisamente, rompiendo algunos de los dogmas que el gigante rojo parecía haber creado frene a la televisión lineal. Netflix, por su parte, afronta una complicada decisión: bajar los precios a cambio de incluir publicidad y así no perder los tan ansiados usuarios.

Cuando Disney Plus fue anunciado en 2018, Netflix estaba en ese momento superando la barrera de los 130 millones de usuarios en todo el mundo. El servicio de la casa del ratón fue lanzado primero en Estados Unidos en 2019 y en la primavera de 2020 en Europa, justo en pleno confinamiento. Ese mismo otoño, se expandiría por América Latina. Y así hasta hoy, momento en el que es ahora Disney Plus la que roza los 130 millones de suscriptores a nivel mundial.

La pandemia ha hecho que el negocio de las plataformas de streaming se haya disparado, pero quien parece haberlo aprovechado de forma más fuerte es sin lugar a dudas Disney. Sus estrenos directos en su plataforma o con pago extra de algunas de sus apuestas que no pudieron pasar por las salas han hecho que, trimestre tras trimestre, suba su número de altas. Siempre quedará la duda (la industria del streaming sigue siendo mucho más muda sobre rentabilidades que la exhibición tradicional) sobre si esto ha costado mucho dinero al conglomerado con respecto a lo que pudieran haber ganado en taquilla con sus grandes estrenos. Pero, a medio plazo, han metido ya a la gente en su plataforma.

Disney sumó 11,8 millones de suscriptores a su plataforma en todo el último trimestre en el que publicaron sus resultados, superando la estimación media de los analistas de unos 7 millones. Aún tiene una amplia distancia para ‘cazar’ a Netflix, que sigue líder con 220 a nivel mundial, pero la velocidad con la que recorta su presencia es cada vez más intensa.

Y como decíamos, lo ha hecho cambiando en cierto modo algunas de las cosas que dábamos por fijas en el streaming que, en gran medida, se había inventado Netflix: decir adiós al estreno en lotes para apostar por el semanal, dar contenidos extra (como sus películas de reciente estreno) con pago añadido en lugar de encerrar todo en una tarifa plana y, ahora, incluso, anunciando que creará una opción con anuncios para abaratar la suscripción.

Streaming con anuncios

Disney, que ha anunciado que esta opción estará primero disponible en Estados Unidos, no es pionera en ofrecer esta opción. En Estados Unidos plataformas como Peacock la plantearon desde sus inicios, una fórmula a la que después se han sumado HBO Max o Paramount+. La idea es simple: en un contexto en el que el precio de las plataformas cada vez suben más, ofrecer una opción más barata y de paso diversificar o compensar ingresos con publicidad al uso. El streaming, en el fondo, no va a renunciar a los modelos de ingresos de la televisión convencional.

El ejecutivo de Disney, Kareem Daniel, ha calificado la decisión como “una victoria para todos, tanto para los consumidores como para los anunciantes”, en un comunicado que acompaña al anuncio. Pero eso contradice los planes que la empresa planeó el verano pasado.

En junio de 2021 el CEO de Disney, Bob Chapek, descartó la idea de introducir una opción con publicidad en Disney Plus. “Siempre estamos reevaluando la forma en que salimos al mercado en todo el mundo, pero ahora no tenemos planes de hacerlo”, dijo Chapek. “Estamos contentos con los modelos que tenemos”.

Las palabras de entonces de Chapek son similares a las que estos días a raíz del anuncio de Disney también ha dejado el director financiero de Netflix, Spencer Neumann: “no tenemos una cruzada contra los anuncios. Por ahora no nos lo planteamos. Pero nunca se puede decir nunca”, decía al respecto.

Disney vs. Netflix con los superhéroes a su lado

El momento del anuncio de Disney es especialmente agresivo, ya que se ha dado poco después de saber que en unas semanas el catálogo de series de Marvel (DaredevilLuke CageJessica JonesIron FistThe Defenders y The Punisher), que antes eran exclusivas de Netflix, llegarán a su plataforma.

Netflix canceló sus series de Marvel a partir de 2019 cuando expiró su acuerdo de licencia con Disney, justo coincidiendo con el lanzamiento de su propia plataforma.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Su llegada también supone cierto cambio de paradigma en la visión que tiene el público de Disney Plus. De hecho, sus campañas actuales se centran en remarcar que no solo hay contenido amigable para los niños y jóvenes en la plataforma. En particular, la violencia y el contenido sexual de las antiguas series de Netflix con personajes de Marvel son, por lo general, más gráficos que los de las películas del Universo Cinematográfico.

2025: ¿el año del ‘sorpasso’?

Recientemente, un análisis realizado por la consultora Digital TV Research recogido por Hollywood Reporter proyectaba que el número de suscriptores a Disney Plus llegaría a 284 millones en 2026, frente a los 270 que estima para Netflix.

El análisis sitúa como tercera a Amazon Prime, que alcanzará los 243,4 millones de usuarios, mientras HBO tendría 76,3 millones y Apple TV+ rondaría los 35.

En general, las suscripciones globales a plataformas SVOD aumentarían en 491 millones entre 2021 y 2026 hasta alcanzar los 1.640 millones en todo el mundo. Un pastel, por lo tanto, que seguiría creciendo, pero cambiando quién tiene el trozo más grande.