Netflix no descarta incorporar publicidad a su servicio a cambio de ver contenido gratis. La plataforma, aunque no lo tiene como un plan inmediato ni a futuro, tampoco se cierra a la posibilidad. Así lo hizo saber su director financiero, Spencer Neumann, durante la Conferencia de tecnología, medios y telecomunicaciones de Morgan Stanley en San Francisco

Durante el encuentro, informado por Deadline, uno de los temas tratados fue la incorporación de publicidad dentro de Netflix. Ante la consulta al respecto, realizada por Ben Swinburne, moderador y analista de medios de Morgan Stanley, Neuman comentó:

"No es como si tuviéramos una religión en contra de la publicidad, para ser claros. Nos apoyamos en la experiencia del consumidor, la elección del consumidor y lo que es bueno para nuestros creadores y narradores"

¿Por qué surge esta posibilidad y la necesidad de saber qué se piensa en Netflix? Durante el mes de noviembre del año pasado, desde Disney se mencionó la posibilidad de ofrecer parte de su catálogo de forma gratuita, pero con anuncios dentro del servicio. Esta opción finalmente se hará realidad, aunque en un principio solo en Estados Unidos.

En concreto, sobre la posible incorporación de publicidad a Netflix, Neuman expresó: "Eso no es algo que esté en nuestros planes en este momento. Tenemos un gran modelo en el negocio de suscripciones, a escala nivel mundial".

Sin embargo, ahora que Disney Plus probará suerte con una suscripción gratuita, los planes de Netflix podrían alterarse. Hay que recordar que la segunda plataforma creció a través de distintos factores diferenciales. Desde la posibilidad de contar con un amplio catálogo de producciones hasta tener la oportunidad de disfrutar de las series de un solo tirón, sin tener que esperar por los estrenos semanales en la mayoría de los casos. En el medio de esos atributos está poder disfrutar del servicio sin que haya ningún tipo de publicidad. 

Crédito: Unsplash

Como resultado de esa práctica y de muchos otros factores, Netflix se posicionó como el referente en cuanto a streaming. Su éxito abrió una brecha de mercado que los principales estudios de producción aún no habían desarrollado a profundidad, salvo HBO. Aunque en este último caso se trataban de producciones espaciadas en el tiempo y exclusivas, no de un abanico amplio de series y películas venidas de distintas casas. Entonces, durante los últimos cinco años, varias empresas han apostado por manejar de forma directa sus contenidos. Eso explica el lanzamiento de opciones como Apple TV+ y Amazon Prime Video, entre varias alternativas más.

Aunque Netflix no se plantea la opción en un futuro inmediato, resta ver qué ocurre con el resto del ecosistema streaming. Como parte de la carrera por ganar más suscriptores, cada empresa idea la mejor estrategia posible según sus intereses. Al no contar con una suscripción, las compañías no dejarían de perder dinero porque esa cuota sería cubierta por los anunciantes. Sin embargo, parte de la experiencia ofrecida hasta el momento se alteraría. Ese es solo uno de los en discusión cuando se trata de este tema y las distintas relaciones ganar/perder que se puedan establecer.