Activision Blizzard ha sido demandada por el suicido de una empleada que fue víctima de acoso sexual, según han informado The Washington Post y Polygon. Kerri Moynihan, que ocupaba el puesto de gerente de finanzas en la compañía, falleció en 2017, durante un viaje organizado por la propia empresa, tras experimentar diferentes acontecimientos de acoso en el trabajo, y ha sido su familia quien ahora ha presentado la mencionada demanda, alegando que el acoso sexual recibido fue un "factor significativo" que le llevó a quitarse la vida.

Los terribles acontecimientos de Moynihan que le llevaron al suicidio se nombraron de forma anónima en la querella que el Departamento de Empleo Justo y Vivienda de California (DFEH, por sus siglas en inglés), publicó en julio de 2021. Según las declaraciones, la empleada sufrió acoso sexual por parte de sus compañeros de trabajo de Activision Blizzard. Estos, en una fiesta navideña de la compañía, y previa al viaje de 2017, compartieron sin consentimiento fotografías íntimas de la víctima. También se menciona una "relación sexual" que tuvo con su "supervisor masculino", Greg Restituito.

La nueva demanda realizada por los padres, de hecho, hace hincapié en este último acontecimiento. Alegan, en concreto, que Restituito (supervisor) mintió a los investigadores sobre la relación con su hija Kerri. Aseguran, además, que Restituito "fomentó y permitió un entorno de trabajo en el que el acoso sexual era generalizado". También que no hizo nada para prevenirlo, según indica la documentación a la que han tenido acceso las mencionadas fuentes.

La nueva demanda a Activision Blizzard deja claro los movimientos que la compañía realizó para ocultar lo sucedido

Las declaraciones de un informe policial relacionado con el suicido, las cuales se han incluido en la mencionada demanda, también menciona directamente a Restituito. Detallan que el mencionado supervisor de finanzas de Activision Blizzard se tomó la libertad de realizar "investigaciones aparentemente inusuales" con los empleados que estuvieron con la víctima antes de su muerte. El objetivo, presuntamente, era el de ocultar las pruebas de su relación con Kerri.

La demanda, por otro lado, también hace mención a la propia compañía, Activision Blizzard, como cómplice de Restituito. La empresa, en concreto, se negó a entregar a la policía el equipo profesional (portátil y móvil), tanto de la víctima, como del supervisor. En respuesta a estas nuevas declaraciones, desde Activision Blizzard asegura que están "profundamente entristecidos" por el fallecimiento de Kerri Moynihan, y que no mencionarán nada al respecto por respecto a los familiares.

Mientras tanto, Activision Blizzard asegura haber despedido a una treintena de empleados que denunciados por acoso y "castigado" a más de 40 por el mismo motivo. Por otro lado, Microsoft, quien ultima la compra de esta compañía de videojuegos, mantendrá a Bobby Kotick como CEO, al menos durante el proceso de compra. Kotick, sin embargo, ha sido una figura muy polémica y señalada en relación a estas acusaciones por presuntamente tener conocimientos del ambiente tóxico y abusivo en su empresa.