La industria de los videojuegos tuvo un comienzo de 2022 súper apasionante, con empresas pateando el tablero a fuerza de adquisiciones millonarias. Take-Two abrió el juego al quedarse con Zynga, Microsoft rompió todos los esquemas con la compra de Activision Blizzard, y Sony no se quedó atrás y se apropió de Bungie. Solo estas tres transacciones representaron un movimiento económico de 85 mil millones de dólares; es decir, lo mismo que se gastó en compras y fusiones en el sector durante todo el 2021, y que ya había sido récord. Entonces, está claro que cualquier número quedará chico para este año, y ahora Ubisoft le sumó un poco más de picante a la cuestión.

Es que la editora francesa dejó la puerta abierta a la posibilidad de ser comprada por otra empresa. Al referirse a la actualidad del mercado de los videojuegos y la fuerte consolidación en pocas manos que se está generando merced a la magnitud de las recientes adquisiciones, fue Yves Guillemot, el CEO de la empresa, quien no descartó de plano la chance de cambiar de manos.

Ojo, esto no significa que Ubisoft ya esté en vías de sumarse a otra compañía, ni nada por el estilo. De hecho, el propio directivo aseguró que están en condiciones de mantenerse independientes, pero que no rechazarán con los ojos cerrados una hipotética oferta de compra. Podríamos pensar que no es más que una declaración estándar, aunque también podría ser un señuelo para ver cómo responde el mercado.

"Siempre hemos tomado decisiones en beneficio de quienes apuestan por nosotros, que son nuestros empleados, jugadores y accionistas. Ubisoft puede seguir siendo independiente: tenemos el talento, la escala financiera y una gran cartera de propiedad intelectual original. Habiendo dicho eso, si existiera una oferta para comprarnos, por supuesto que la junta directiva la revisaría en interés de todas las partes involucradas”, dijo Guillemot.

Ubisoft planea mantenerse independiente, al menos por ahora

Las declaraciones del CEO de Ubisoft tienen su razón de ser. Desde hace tiempo existen rumores sobre una potencial compra, y muchos de ellos se potenciaron tras las graves denuncias de acoso y cultura de trabajo tóxica que se conocieron en los últimos años. En tal sentido, podríamos decir que el panorama no difiere demasiado con el de Activision Blizzard.

Y como también les contamos en Hipertextual, la firma francesa incluso podría estar dentro del radar de Sony para sumarse al catálogo de PlayStation Studios. Sin embargo, hasta que eso no sea confirmado o desmentido, será simplemente materia de especulación.

Pero más allá de la postura ambigua que planteó Guillemot para el futuro de Ubisoft, fue Frédérick Duguet, el jefe de finanzas de la compañía, quien trató de llevar claridad sobre su actualidad.

"Lo que podemos decir es que tenemos activos de alto valor; tenemos la escala para permanecer independientes y crear un valor muy significativo en el futuro; tenemos escala en términos de fuerza laboral, ingeniería, tecnología, propiedad intelectual, y comunidades comprometidas. Por ello hoy podemos servir a tantas plataformas con contenido de tan alta calidad. Por supuesto, no especularemos más sobre cualquier interés potencial en comprar Ubisoft”, indicó.

Ya veremos qué ocurre. ¿Será Ubisoft protagonista de otro gran bombazo que nos pueda deparar la industria este año? Por lo pronto, un reciente informe de Reuters asegura que la proyección de acuerdos, financiamientos y ofertas públicas de venta del mercado de los videojuegos en 2022 conllevaría un movimiento aproximado a los 150 mil millones de dólares. Y viendo lo sucedido en el inicio mismo del calendario, la cifra no parece nada disparatada.