La industria de los videojuegos abrió la semana con una impactante noticia tras anunciarse la compra de Zynga por parte de Take-Two. Así, la empresa principalmente conocida por sus juegos para móviles y redes sociales se "combinará" con uno de los principales editores de videojuegos del mundo.

Recordemos que Take-Two es la casa matriz de algunas de las franquicias de videojuegos más populares de los últimos tiempos. A través de sus subsidiarias, entre las cuales se destacan Rockstar Games y 2K, ha producido series como Grand Theft Auto, Bioshock, Mafia y Red Dead. Y con la adquisición de Zynga está lista para profundizar su presencia en un mercado que también ha demostrado ser muy lucrativo.

Según se conoció en el anuncio oficial, Take-Two comprará todas las acciones en circulación de Zynga a un valor de 9,86 dólares cada una. El valor total de la transacción rondará los $12,700 millones, y los accionistas recibirán una parte en dinero en efectivo (aproximadamente 3,50 dólares por acción); el resto —que equivale al 64,5% del monto de la adquisición— se completará con acciones ordinarias de Take-Two.

"Esta combinación estratégica reúne a nuestras franquicias de PC y consolas, las mejores de su clase, con una plataforma de publicación móvil diversificada y líder en el mercado que tiene una rica historia de innovación y creatividad. Zynga también cuenta con un equipo altamente talentoso y profundamente experimentado, y esperamos darle la bienvenida a la familia Take-Two en los próximos meses", aseguró Strauss Zelnick, CEO de Take-Two.

La compra de Zynga por parte de Take-Two se lleva todas las miradas

Uno de los cambios importantes que acarrea la transacción es que la línea de juegos para móviles de Take-Two pasará a utilizar la marca de Zynga, que además supervisará lo que anteriormente se conocía como T2 Mobile Games, según explica VGC.

Pero lo realmente trascendental es la escala del negocio. Los 12,700 millones de dólares que Take-Two pagará por Zynga harán de esta la mayor transacción en la historia de la industria de los videojuegos. Vamos a ponerlo en contexto: el año pasado Microsoft tomó el control sobre Bethesda a cambio de $8,100 millones; en tanto que, en 2016, Tencent compró más del 80% de la compañía finlandesa Supercell a cambio de 8,600 millones de dólares.

Y esto no es solo importante por la tremenda cifra que Take-Two pone sobre la mesa, sino porque Zynga aún es una empresa muy joven. Tengamos en cuenta que se fundó en abril del 2007, de modo que tiene menos de 15 años de experiencia en el mercado. En dicho período ha experimentado momentos de un enorme crecimiento —especialmente potenciados por la popularidad de juegos como Zynga Poker, Farmville y Cityville, disponibles en Facebook—, y otros de zozobra. Entre 2013 y 2014 posiblemente haya sido su momento más crítico; por entonces enfrentó despidos masivos y la pérdida de casi la mitad de su base de usuarios en comparación con el año previo. Sin embargo, lentamente salió adelante, y de muy buena manera. En el tercer trimestre de 2021, Zynga informó que contaba con 183 millones de usuarios activos por mes.

"Combinando la experiencia de Zynga en plataformas móviles y de próxima generación con las mejores capacidades y propiedad intelectual de Take-Two podremos avanzar aún más en nuestra misión de conectar el mundo a través de los juegos", indicó Frank Gibeau, CEO de Zynga.

La "combinación estratégica" de Take-Two y Zynga llega en un momento de revitalizada popularidad de los juegos para móviles. Y también se da cuando cada vez más empresas que no son del rubro intentan incursionar en el mismo. El caso más notorio del último año ha sido el de Netflix, que ya ha dado el salto a la incorporación de títulos gratuitos en sus apps para iOS y Android.