El día que Sony anunció la sorpresiva compra de Bungie por 3.600 millones de dólares, Jim Ryan, director de Sony Interactive Entertainment (PlayStation), anticipó que "podemos esperar más" movimientos de este tipo en el futuro próximo. Sus palabras fueron suficientes para iniciar una ola de especulación sobre cuál será la próxima adquisición de la compañía japonesa.

Sin embargo, también es cierto que algunas apuestas están completamente disparatadas. Un tema importante que muchas veces se olvida es que Sony está lejos, muy lejos de tener el músculo económico de Microsoft —hasta septiembre de 2021 tenían $16,7 mil millones de dólares de efectivo en mano—. Esta situación los obliga a ser más selectivos en sus adquisiciones y a tener muchísimo cuidado sobre el destino de su inversión. Un movimiento mal ejecutado puede ponerlos en riesgo.

Así pues, es prácticamente imposible que Sony consiga igualar la compra de Activision Blizzard por Microsoft en lo que se refiere a términos económicos. No obstante, en impacto mediático, así como en la cantidad de franquicias que puede sumar a la plataforma PlayStation, sí tiene oportunidad de dar un golpe sobre la mesa.

Analizamos, entonces, cuáles son las editoras o estudios que Sony podría comprar en los próximos meses. Eso sí, manteniéndonos siempre por un camino de realidad —no esperes que Take-Two Interactive o EA aparezcan en el listado, por ejemplo—.

Por otro lado, ten en cuenta que, para que una adquisición de este calibre llegue a buen puerto, se deben cumplir demasiados factores que muchas veces ni siquiera son públicos. Sin ir más lejos, ZeniMax (Bethesda) y Activision Blizzard tenían la intención de venderse, por ello fue más sencillo para Microsoft proceder con su compra.

Capcom

El primer publisher no podría ser otro que Capcom. Su valor actual en el mercado es de $5.300 millones de dólares, una cifra que puede ser afrontada por Sony. Comprar al gigante japonés significaría que PlayStation obtendría propiedades intelectuales como Resident Evil, Street Fighter, Mega Man, Devil May Cry, Dino Crisis, Ōkami y Monster Hunter, entre otras.

Sony ha dejado clara su apuesta total por los "los juegos como servicio" —por eso compraron Bungie—, y curiosamente Capcom tiene una franquicia que puede encajar en ese modelo de negocio: Monster Hunter. De hecho, Monster Hunter: World es una aproximación a este tipo de títulos. Un punto clave con Capcom es que la mayoría de sus títulos también triunfan en occidente, una región de importancia significativa para Sony.

Square Enix

Square Enix es otra de las editoras en las que Sony podría tener interés. Su capitalización de mercado actual es de $5.820 millones de dólares. ¿Qué obtendría Sony a cambio? De entrada, Final Fantasy, una de las franquicias más emblemáticas en la historia de los videojuegos. Se ha mantenido ligada a las consolas PlayStation durante décadas y, hoy en día, cuentan con un juego como servicio muy exitoso: Final Fantasy XIV.

Otras franquicias de Square Enix que reforzarían la biblioteca de PlayStation son Kingdom Hearts, Dragon Quest, Tomb Raider, Just Cause, Deus Ex, Star Ocean, Mana, Chrono y Bravely, entre muchas otras.

Konami

El caso de Konami es muy particular. La mayoría cree que su presencia en la industria de los videojuegos ha disminuido con el paso de los años; sobre todo porque no hemos visto nuevos lanzamientos AAA de Metal Gear Solid, Silent Hill y Castlevania. Sin embargo, lo que realmente sucede es que la empresa ya tiene mucho tiempo apostando por los juegos para dispositivos móviles, que para ellos es una mina de oro. Son más baratos de desarrollar y sus ingresos son exponenciales.

Actualmente, Konami tiene un valor de $7.910 millones de dólares, que no es cualquier cantidad —es más de lo que Microsoft pagó por Bethesda—. ¿Hay opciones de ver a Sony comprando Konami? La verdad, es muy complicado. Aunque también tienen interés en ganar presencia en el sector móvil, difícilmente Sony gastará tal cifra de dinero en una compañía especializada en ese sector. Y las franquicias antes mencionadas, por más icónicas y queridas que sean, no valen eso.

Ubisoft

Entre los grandes editores de occidente que están al alcance de Sony, seguramente Ubisoft es el más comentado. La compañía francesa, valorada actualmente en $7.020 millones de dólares, posee un importante número de franquicias, muchas de ellas con comunidades de fans inmensas. Entre las más polares se encuentran Assassin's Creed, Far Cry, Splinter Cell, Rayman, Prince Of Persia, Watch Dogs, Just Dance‌, Rabbids‌, The Division, Ghost Recon y Rainbow Six.

Ubisoft igualmente ha redoblado sus esfuerzos en los "juegos como servicio", si bien no todos han tenido el éxito deseado. Es el caso de Hyper Scape, un battle royale que intentó hacer sombra a titanes como Fortnite y Warzone. No obstante, fue cancelado en enero y cerrará sus puertas definitivamente en abril.

Estudios en el radar

Más allá del posible interés en adquirir un publisher, no se descarta que Sony continúe adelante con su estrategia de comprar estudios. Tan solo durante 2021 abrieron la cartera por Housemarque (Returnal), Firesprite (The Playroom), Bluepoint Games (Demon's Souls Remake), Nixxes Software y Valkyrie Entertainment.

¿Qué opciones factibles hay en el mercado? Por más sorprendente que parezca, CD Projekt Red figura entre las empresas que podrían ser adquiridas próximamente. Vale, sí, su imagen quedó muy dañada por el desastre de Cyberpunk 2077, pero esta situación se originó por un deficiente liderazgo en el estudio polaco. El talento del equipo creativo no se puede poner en duda, sin olvidar que una franquicia como The Witcher es bastante popular en los tiempos actuales. Eso sí, no sería nada barato, pues actualmente está valorado en unos $4.600 millones de dólares.

En el horizonte también se asoma IO Interactive, que en los últimos años ha realizado un estupendo trabajo con Hitman —y en camino viene su juego de James Bond—. También podemos mencionar a Remedy Entertainment, responsables de Alan Wake y Control, y que actualmente tienen una relación estrecha con Epic Games. Para finalizar, está la opción de PlatinumGames (Bayonetta, Vanquish, NieR: Automata), que apenas esta semana dejó la puerta abierta a ser adquiridos. Siempre y cuando, claro, se respete su libertad creativa.

Más de una vez se ha puesto sobre la mesa el nombre de FromSoftware, no obstante, el estudio liderado por Hidetaka Miyazaki no opera de manera independiente. Pertenece a Kadokawa Corporation, de la que Sony cuenta con una participación del 1,9%. Difícilmente este corporativo se desprenderá de los padres de Dark Souls.