En un comienzo de año marcado por grandes movimientos en la industria de los videojuegos, Sony anunció la compra de Bungie. Así, el estudio creador de Destiny y Halo ha pasado a manos de PlayStation a cambio de 3.600 millones de dólares. Pero lo realmente interesante es que la corporación japonesa ahora ha confirmado que el plan detrás de esta adquisición es lanzarse de cabeza al mercado de los "juegos como servicio".

¿Esto qué significa? Que PlayStation pondrá todo sobre la mesa para tener su propio Fortnite o Warzone. Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que esto era un secreto a voces; aquí mismo en Hipertextual hemos hablado con anterioridad sobre esta posibilidad, y la más reciente adquisición de los asiáticos no ha hecho más que ratificarla.

Lo que sí es una novedad es que Sony ya ha dejado ver parte de su plan, y es bastante ambicioso. Según comentó el directivo Hiroki Totoki durante una comunicación con inversores (vía Eurogamer), la firma planea lanzar más de una decena de "juegos como servicio" en los próximos cuatro años.

A través de una estrecha colaboración entre Bungie y PlayStation Studios, nuestro objetivo es lanzar más de 10 'juegos como servicio en vivo' para el año fiscal que finaliza en marzo de 2026.

Hiroki Totoki, de Sony, sobre los planes de PlayStation tras la compra de Bungie

Sin lugar a dudas, Sony pretende dar un golpe de efecto en los años por venir. Sin embargo, también está claro que no la tendrá muy fácil. Más allá de todo lo que implica PlayStation en la industria de los videojuegos, estará metiéndose en un terreno donde sus rivales le llevan ventaja. Pensemos que hoy los principales exponentes del modelo de negocios de "juegos como servicio" son títulos tremendamente populares e instalados en el mercado como Fortnite (Epic Games), Call of Duty: Warzone (Activision Blizzard), o Apex Legends (Electronic Arts), por solo mencionar unos pocos.

PlayStation no quiere quedarse afuera de los 'juegos como servicio'

Si Sony realmente pretende tomar por asalto el mercado de los "juegos como servicio", tendrá que hacerlo con propuestas de alto impacto. Por supuesto que PlayStation cuenta con un listado de propiedad intelectual muy nutrido y que, seguramente, podría adaptarse al método free-to-play con microtransacciones. De hecho, la compañía ya ha delegado parte de esa responsabilidad a Deviation Games y Firewalk Studios; sin embargo, Bungie aparece ahora como la punta de lanza en esta iniciativa.

"La importancia estratégica de esta compra radica no solo en la obtención de la exitosa franquicia Destiny, así como en la importante IP nueva que Bungie está desarrollando actualmente, sino también en la incorporación al grupo Sony de la experiencia y las tecnologías que Bungie ha desarrollado en el espacio de los 'juegos como servicio en vivo'", dijo Totoki.

¿Podrá PlayStation romper el mercado de los "juegos como servicio" en los próximos cuatro años? No será sencillo, pero Sony confía en que tiene con qué lograrlo.