La compra de ARM por parte de Nvidia llega a su último capítulo, y no es un final feliz, ni para la compañía estadounidense, ni para la japonesa SoftBank Group, quien posee ARM Holdings. Ambas firmas han decidido anular la adquisición de la división de semiconductores a causa de "importantes desafíos regulatorios que impiden la consumación de la transacción", tal y como han asegurado en un comunicado y como se había filtrado días atrás.

Nvidia, recordemos, anunció la compra de ARM en septiembre de 2020. Un acuerdo de 40.000 millones de dólares que desde su inicio comenzó a sembrar incertidumbre entre los reguladores de diferentes países y a compañías que utilizan la tecnología de ARM. En parte, por las posibles malas intenciones de Nvidia a la hora de hacer frente a sus competidores. ARM ofrece un diseño de chips muy utilizado en los procesadores de diferentes fabricantes, y Nvidia, con la compra de esta división de semiconductores, podría perjudicar fácilmente a su competencia limitando las tecnologías o, incluso, aumentando los precios. Son puntos que la compañía estadounidense siempre ha negado, alegando en varias ocasiones que la compra supondría un avance en el desarrollo tecnológico.

Tanto Nvidia como SoftBank Group se han mostrado participativas a la hora de ofrecer información adicional y resolver las dudas a las agencias reguladoras de la Unión Europea y de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos. No obstante, estas han continuado con la intención de dejar sin efecto la millonaria compra. En un primer momento, consiguieron retrasarla hasta marzo de 2022 y finalmente, han conseguido que no se lleve a cabo.

ARM saldrá a bolsa

SoftBank Group, poseedora de la británica ARM, ha aprovechado el anuncio de la suspensión de la compra para anunciar que su división de semiconductores pasará a ser una oferta pública y, por lo tanto, a cotizar en bolsa. Una nueva estrategia que podría dejar a los reguladores de Reino Unido como claros ganadores de esta batalla. Y es que los políticos británicos, según informes recientes, han solicitado que ARM cotice en la Bolsa de Valores de Londres. SoftBank, sin embargo, no ha confirmado más detalles al respecto. Más allá, eso sí, de que la oferta pública iniciará "dentro del año fiscal", el cual finaliza el 31 de marzo de 2023.

"Aprovecharemos esta oportunidad y comenzaremos a prepararnos para hacer pública Arm y para hacer aún más progesos".

Masayoshi So, propietario de SoftBank Group.

La firma japonesa, además, se quedará con 1.250 millones de dólares que Nvidia pagó por adelantado. También sustituirá a Simon Segars, actual CEO de ARM, por Rene Haas, quien fue vicepresidente de Nvidia. La compañía estadounidense, en cambio, mantendrá su licencia ARM durante al menos 20 años.