El Gobierno de Reino Unido ha pedido a la Autoridad de los Mercados y Competencia (CMA, por sus siglas en inglés) iniciar una investigación sobre la adquisición de ARM Holdings por parte de Nvidia, según detalla Financial Times. La compañía estadounidense, conocida por desarrollar tarjetas gráficas y otras soluciones de hardware para PC, anunció la compra de ARM Holdings a la japonesa Softbank por 40.000 millones de dólares. Un acuerdo que no tardó en generar dudas y preocupaciones por parte de la competencia y administraciones por su posible estrategia monopolística.

Según el citado medio, la investigación que ha iniciado el Reino Unido se debe a "razones de seguridad" y por "graves preocupaciones competitivas". ARM, compañía británica, cuenta con un diseño de chips que se utiliza en los procesadores de la mayoría de dispositivos, tanto en smartphones de fabricantes como Apple o Samsung, como en televisores, coches u otros productos tecnológicos.

Si bien Nvidia asegura que la adquisición de ARM podría ser un avance en el desarrollo tecnológico y que "ayudaría a impulsar la competencia y la innovación", preocupa que la compañía bloquee el acceso de las tecnologías al resto de fabricantes. También que aumente sus precios con el objetivo de dañar a la competencia. Nvidia ha respondido al anuncio de la investigación asegurando que facilitarán la información necesaria para "resolver las preocupaciones".

"Trabajaremos con las opiniones iniciales de la CMA sobre el impacto de la transacción en la competencia y trabajaremos con el Gobierno del Reino Unido para resolver las dudas".

Asegura Nvidia en respuesta al anuncio sobre la investigación de la CMA

Nvidia también está en el punto de mira de la Comisión Europea

Foto por Guillaume Périgois en Unsplash

Softbank, compañía japonesa que posee ARM, inició la vente de esta división a Nvidia en 2020. No obstante, las sospechas de Reino Unido, Estados Unidos y Europa, consiguieron retrasar el acuerdo. A día de hoy, la adquisición, que podría rondar los 54.000 millones de dólares, según Financial Times, no se ha acordado. La nueva investigación de la CMA, quien deberá realizar el proceso en 24 semanas, podría retrasar o incluso inhabilitar la compra.

De hecho, la decisión de la Comisión Europea, quien también anunció una investigación "en profundidad" a Nvidia por el interés de adquirir ARM Holdings, ha hecho que la opción de compra se aplace hasta marzo de 2022. Bruselas, en concreto, comprobarán si el acuerdo supondrá un riesgo para la competencia, un aumento de los precios y un problema para el desarrollo de nuevas tecnologías.

Preocupa, además, que los fabricantes no quieran compartir información comercial con la empresa estadounidense. Frenando, por lo tanto, el proceso de innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías. Nvidia, de nuevo, asegura que ARM continuará siendo un "modelo de licencia abierta".