Uno de los sectores que más ha crecido dentro de la industria del entretenimiento es el del manga. Globalización mediante, el arriba de internet, la masificación de historias como Dragón Ball, que incluso se convirtió en una referencia pop, son parte de las justificaciones detrás de esa exploción. No son las únicas. La pandemia por la COVID-19 ha influido en los hábitos de consumo, llevando a los espectadores a moverse hacia otros géneros. 

Eso explica, en parte, el éxito reciente de historias como Ataque a los titanes y Demon Slayer. Se trata de relatos que pueden alcanzar a distintos espectadores porque sus historias, si bien son distintas y la adaptación diferencial entre una y otra, resuenan en distintas escalas. Se pueden sacar simbolismos y paralelismos con la realidad, además de entretener. Son piezas divertidas e inteligentes. 

Sin embargo, es válido que dentro del amplio mundo del manga y del anime haya distintas dudas en relación con los géneros y subgéneros que habitan dentro de estas categorías. Lo primero que hay que aclarar es que manga es la definición japonesa de historieta. Así como Estados Unidos presume de Marvel y DC en cuanto a cómics, Japón saca músculo con sus historias en formato manga. El anime es la adaptación de esas historias en formato televisivo, animado.

Tipos de manga y anime

Dentro de estos géneros hay casi cualquier ramificación posible, incluyendo aquellas historias que mezclan subgéneros para propiciar experiencias más complejas desde un punto de vista teórico. Hay una primera clasificación, la demográfica, dividida en cinco subgéneros.

Kodomo

En japonés, la palabra significa “niño”. Aborda historias infantiles, con un dibujo que suele ser sencillo y tramas enfocadas en entretener antes que en otros aspectos. Lo curioso es que, en ocasiones, algunos adultos se sienten atraídos por este tipo de relatos. Algunos ejemplos son: 

  • Doraemon
  • Hello Kitty
  • Heidi

Shonen

Puede que sea el subgénero del manga y del anime más reconocido. Es la versión pensada para jóvenes hombres. Suelen estar marcadas por la acción, algo de humor y espectacularidad. Demon Slayer, dentro de los actuales, es el más reconocido cuando se habla sobre shonen. A este se pueden sumar:

Shojo

Es la versión femenina del shonen. Shojo, en japonés, significa “chica”. Dentro de sus principales características destaca el romance, la comedia y la acción. Aunque estos dos últimos subgéneros sean separados de forma canónica de esta manera, no quiere decir que sean excluyentes. Algunos ejemplos: 

  • Candy Candy
  • Sailor Moon
  • CardCaptor Sakura

Seinen

Es la versión adulta del shonen. Son historias pensadas para ser leídas y vistas por hombres. En ellas, la violencia es más explícita, así como la incorporación del sexo dentro de los ingredientes de la trama. Este subgénero del anime y del manga se encuentran historias como:

Josei 

Como en el caso del seinen, el josei es la variante adulta del shojo. La traducción de la palabra significa “mujer”. Acá se potencia características del género que lo precede, con el romance y el drama como principales ejes narrativos. Algunas de las historias referidas de forma constante dentro de este subgénero son: 

  • Nana
  • Kuragehime
  • Nodame Cantabile

La división por temáticas o estilos,
dentro de los tipos de anime y manga

Es la más extensa. Dentro de los tipos de anime y manga por temáticas o estilos se encuentran 13 subcategorías. Debido a la evolución del género y las adaptaciones, es común que estas definiciones se mezclen con las anteriores. A continuación, compartimos su numeración con una breve descripción.

  1. Majo Shojo: son historias marcadas por personajes con habilidades mágicas o poderes. 
  2. Sentai: es el subgénero especializado en superhéroes. Podría entenderse como una versión más cercana al cómic estadounidense.
  3. Mecha: aborda historias en las que los robots son los protagonistas.
  4. Sponkon: reúne a los mangas y animes que abordan temáticas deportivas. 
  5. Magical Girlfriend: agrupa aquellos mangas y animes en los que la mujer tiene una relación con alguna otra clase de ser, como un robot o un dios. 
  6. Post apocalíptico: ¿es necesario explicar qué tipo de historias se desarrollan en este subgénero?
  7. Meitantei: dentro de este subgénero están todas aquellas historias policiales desarrolladas tanto en formato manga como anime. 
  8. Harem: son todas aquellos relatos en los que el hombre suele estar rodeado por muchas mujeres, quienes lo desean. 
  9. Psicológicos: acá entran todas las historias que cuentan con entramado filosófico, histórico, científico, religioso, entre otros temas que, fuera de las historietas, también generan múltiples debates.
  10. Ecchi: involucra a todas las historias en las que los semidesnudos y situaciones pervertidas privan dentro del relato. Están marcadas por el humor. 
  11. Hentai: es la evolución del subgénero anterior. Dentro de esta subcategoría del manga y del anime se encuentran aquellas historias en las que el sexo es explícito. Es la versión porno del manga y del anime.
  12. Gore: Si en el hentai el sexo es explícito, el gore resalta por ofrecer violencia de forma brutal. Sangre y agresiva en cantidades industriales.
  13. Yuri y Yaoi: dentro de este subgénero se agrupan a los relatos en los que dos o más personas sostienen distintos tipos de vínculos. En el caso de que sean dos o más mujeres se les reconoce como “Yuri”. Si se trata de hombres, la definición es “Yaoi”. Conviene tener cuidado con algunas etiquetas. Dentro de esta tipificación los personajes no son definidos como homosexuales sino que se reconocen como seres que se enamoran y pueden sostener una relación.

Debido a las distintas ramificaciones y combinaciones entre géneros y subgéneros, es posible que se encuentren más subcategorías. Sin embargo, esta es la base sobre la que se construyen la mayoría de las historias que se pueden ver y leer en la actualidad. En este tipo de relatos influye mucho la cultura japonesa, una que en ocasiones está estigmatizada o se desconoce. Otro factor que influye al momento de sacar categorías es el tipo de dibujo con el que se tratan las historias.