No sabemos si darle las gracias o llorar por su decisión, pero lo cierto es que Mark Zuckerberg ha puesto una palabra nueva en nuestro diccionario de abordo: metaverso. La obsesión del fundador de Facebook, que veremos a ver dónde queda, ha removido conciencias y ha puesto en marcha la maquinaria de hacer dinero. Y junto al metaverso de Meta, al que le esperan miles de millones de dólares bajo el felpudo, han surgido otros tantos. Algunos de nuevo cuño, otros que llevan años en el sector y que ahora, bajo la luz de los focos, están aprovechando el tirón del gigante de las redes sociales.

Es el caso de Uttopion, operativo desde 2020, que acaba de ser acogido bajo el ala de Juan Roig con su Lanzadera de startups que también ha visto en la palabra de moda un nuevo nicho. Junto a ellos, otros proyectos también del ecosistema como Yerba Buena VR.

De nuevo, la tockenización de Internet, la famosa Web3 de la que tanto se habla y no está claro el motivo, por supuesto el blockchain y las criotomonedas. Todos son ingredientes para la culminación de ese llamado metaverso. El futuro de la red, lo que debemos esperar para los próximos años. De momento, Uttopion ya se dice propietario de un metaverso comletamente activo. Aún en vías de desarrollo, pero ya operativo en dos materias concretas: música y deporte. Es para su fundadora, Soraya Cadalso, una forma de crear un entorno en el que la experiencia sea mucho mejor.

¿Cómo es el metaverso de Uttopion que conquistó a Roig?

Nacieron en 2020, en pleno confinamiento, como una respuesta a la cantidad de eventos online que se sucedieron durante los meses de encierro. Para dar una salida a los eventos cancelados, satisfacer el gasto publicitario de cientos de marcas que otrora habitaban las calles en ese momento vacías y para entretener a unos ciudadanos encerrados, la oferta cultural (al menos online) no había sido nunca tan numerosa. Uttopion comenzó con varios proyectos relacionados con la música a través de un CTM (call to action) que ofrecía un contenido "en vivo".

Esos primeros pasos no eran, ni mucho menos, un metaverso tal y como lo tenemos idealizado. Quedaba el siguiente avance. "Decidimos apostar en el proyecto con una tecnología en 2D, una experiencia más dinámica con un avatar chiquitito y decidimos meter toda la tecnología in house; un motor de Unity, como el de los videojuegos".

Con un capital levantado de 599.000 euros, más la participación en la última selección de Lanzadera, Uttopion está preparando ahora su ronda de financiación. 2 millones de euros que pongan los pilares de un metaverso made in Spain. De momento con inversores nacionales en cartera y con vistas a que entre una horda de internacionales con, como siempre en esta historia, más dinero para invertir.

Facebook, Uttopion y la larga lista de metaversos... o no

Con todo, asumen que al metaverso aún le quedan un par de años para comenzar a rodar. Al menos de una forma más estandarizada. A la versión de Zuckerberg, por su parte, aún cuenta el tiempo en lustros. Microsoft con su Teams del metaverso y avatares sin piernas, Nvidia, Sony, Oculus, eventos deportivos y de música... todos quieren su hueco en la fiesta del metaverso.

Porque en esta historia lo que no está claro, o al menos no por ahora, es qué es el metaverso prometido. Una breve explicación de Uttopion, un lugar en el que avatares podrán moverse por un "mundo" centrado en la música o el deporte interactuando con su entorno –para tener un reflejo en su vida real de alguna manera– recuerda vagamente a Second Life –que acaba de recuperar a su fundador original ahora que el metaverso ha vuelto– o Habbo de hace algunos años.

Y, en cierto modo, es parecido salvo por un detalle. Al menos para Uttopion: "Es un mundo basado en la democratización y la economía descentralizada", apunta Soraya, "con su propio tocken para operar". A diferencia de Habbo, el metaverso ofrecido por estos españoles está a disposición de todos los que forman parte de él, tanto para su uso y disfrute como para tomar decisiones y obtener beneficios del mismo.

Y es en este punto donde marcan la línea. Una que se ha cruzado en nombre del metaverso durante los últimos meses sin ton ni son. H&M anunciaba su propio metaverso hace unas semanas. No era más que otra cosa que la virtualización de una de sus colecciones para el juego de Nintendo Animal Crossing. También en la línea de los conciertos o eventos de Fornite. Con esto, para Uttopion, la propuesta de Zuckerberg también estaría jugando en otra liga. Sin atisbo de democratización, de hecho Meta será propietario de todos los datos ahí generados, la apuesta del gigante nortamericano va más por la línea de la experiencia sensorial: no solo ver y oir, también oler o sentir. Una vida digital completa similar a la dibujada en Ready Player One en la que no solo hay entretenimiento, también existe una economía.

A pesar de todo, Uttopion sabe que habrá muchos metaversos de aquí a unos años. Más reales o menos, pero los habrá. Y todos tendrán que converger de alguna forma para satisfacer a un usuario que no está claro que vuelva a pasar por el aro de cientos de plataformas –similar a la guerra streaming que vivimos hoy en día–.

Burbuja inmobiliaria, también en el mundo digital

Uttopion tiene algo preparado para finales de mes: una venta de terrenos para crear su metaverso. 500 (1.000 entre el área de música y deporte) terrenos digitales por supuesto. Parcelas de entre 2.000 y 20.000 euros, depende del tamaño, a modo de NFT en las que instalar un "negocio" o contenido. Si bien es cierto que confiesen que han recibido ofertas de empresas que quieren quedarse con todos los "terrenos", para Uttopion este sistema no vale. "No tendría sentido para nuestro metaverso".

El 60% de las parcelas estarían dedicadas a contenidos. Música y deporte en su caso. Artistas, discográficas, concietos –y las empresas detrás de ellos– entrarían en este grupo. El 40% restante sería el cajón desastre, el de los servicios. Desde un particular a una tienda de alimentación. Con la posibilidad de modificar hasta el mínimo detalle (interior y exterior y de momento solo bajo la mano de Uttopion) de su parcela, la opciones que imagina Uttopion son enormes en su reflejo para la vida real. Pedir una hamburguesa en la tienda digital y que llegue a casa en la vida real sería, en este caso, el recurso más obvio. Pero no el único.

De momento, y hasta el 31 de enero, están en fase de consulta. Después comenzará la puja y la guerra de Idealista dentro de un metaverso que aún no vemos, pero ya sentimos llegar poco a poco.