Huawei, a quien tanto le han afectado las restricciones impuestas por el Gobierno de Estados Unidos, decidió darle una segunda oportunidad a Honor, su marca de móviles económicos. Esta fue vendida a un consorcio de empresas chinas para evitar terminar desapareciendo y pasó a ser una compañía independiente de Huawei. De este modo, ha podido esquivar veto que impide, entre otras cosas, que los dispositivos no puedan utilizar los servicios de Google. Tras varios meses a la sombra, Honor comenzó a lanzar smartphones en su país de origen, y se expandió al resto del mercado con el Honor 50, su actual — y único— buque insignia España. 

Pese a que el Honor 50 es el smartphones más potente de la marca en Europa no compite contra los grandes buques insignias de Samsung, Apple o Xiaomi. Batalla, en cambio, frente a los móviles que se sitúan por los 500 euros, como el OnePlus Nord 2, el Xiaomi Mi 10T o el Realme GT. Y es que, curiosamente, el catálogo de Honor siempre ha estado compuesto por terminales que ofrecían un equilibrio entre precios y prestaciones. En cierto modo, es parte de la identidad de marca que la compañía ha mantenido tras su salida de Huawei, pero no es el único punto. 

Marca independiente, pero no mucho

El Honor 50, en realidad, conserva muchas características clave de su antigua empresa matriz. Entre ellas, el aspecto. De hecho, he de confesar que nada más sostener el dispositivo en mi mano, no pude evitar darme cuenta del gran parecido con algunos de los smartphones más icónicos de Huawei, como el P30 Pro. La sensación, eso sí, se esfumó al voltear el terminal y ver el ostentoso acabado de la parte posterior, que es muy similar al que se consigue al derramar accidentalmente un bote de purpurina en un satinado vestido de Nochevieja. Por suerte, solo es uno de los muchos acabados en los que está disponible. 

Más allá del aspecto, que cuenta con un delgado marco en un —esta vez sí— elegante color cobre e incluye una pantalla curvada a ambos lados, el Honor 50 también “hereda” de Huawei parte del software. Magic UI, la capa de personalización que se incluye en este dispositivo es, en realidad, EMUI bajo otro nombre. La estética, las animaciones y las apps predeterminadas son exactamente las mismas que vemos en los smartphones Huawei. La principal diferencia, eso sí, está en que el terminal no cuenta con la AppGallery, sino que incluye Google Play y, por lo tanto, los servicios y aplicaciones de Google. 

Frente a Huawei, el llegar con los servicios de Google es un enorme punto diferencial, aunque no lo es tanto contra el resto de los fabricantes, como Xiaomi o Samsung, que también añaden la tienda de aplicaciones de los de Mountain View.

¿Qué ofrece este Honor 50?

Dejando de lado el parecido con los smartphones Huawei, el Honor 50 destaca en varias prestaciones clave. Entre ellas, la pantalla, el rendimiento y la cámara. El apartado multimedia, de hecho, es uno de los puntos más positivos de este terminal. A nivel de especificaciones, la pantalla del Honor 50 es de 6,57 pulgadas, tiene una resolución Full HD+ y una tasa de refresco de 120 Hz. Cuenta, además, con tecnología OLED.

Son especificaciones muy comunes en los smartphones de este rango de precio, sí, pero en la mayoría de casos, es sinónimo de una buena experiencia de visualización. En este caso, el panel es nítido, brillante y ofrece unos buenos colores que, además, pueden ajustarse a nivel de software. El punto más negativo, en mi opinión, es la doble curvatura de la pantalla. Si bien aporta un diseño más "premium", lastra un poco la experiencia de visualización. En parte, porque doble curvatura hace que aparezca un sombreado en los cantos cuando la pantalla está reproduciendo colores claros. El cristal curvo, además, suele crear reflejos cuando incide luz en la pantalla.

Respecto al rendimiento, el Honor 50 cuenta con un Snapdragon 778 G, un chip de Qualcomm con conectividad 5G y, en este caso, acompañado con 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento interno. La configuración habla por sí sola, y es que tanto el procesador, como la configuración de memoria son más que suficientes para poder realizar las tareas más cotidianas en un smartphone o jugar puntualmente a juegos. Todo ello, acompañado de una batería de 4.300 mAh, que ofrece una autonomía para todo el día.

La cámara, un punto importante

Donde realmente presume el Honor 50 es en el apartado fotográfico. La compañía asiática no ha escatimado en lentes y ha incluido cuatro en su parte trasera. Ascienden a 5 los sensores si tenemos en cuenta la cámara selfie de 32 megapixeles. Honor, además, multiplica la experiencia con diferentes modos de grabación de vídeo y captura de fotografía que están disponibles desde la app de cámara. Veamos la configuración de los sensores.

  • Cámara principal de hasta 108 megapixeles. Esta resolución tan alta se puede aplicar a través de un modo fotográfico. Por defecto, las imágenes se toman a menor resolución. El sensor tiene una apertura f/1.9.
  • Cámara ultra gran angular de 8 megapixeles. Es capaz de capturar fotografías en un ángulo de 120º e incluye una apertura f/2.2.
  • Cámara bokeh de 2 megapixeles. Sirve de apoyo a la lente principal y se utiliza para mejorar el desenfoque del fondo.
  • Sensor macro de 2 megapixeles para las fotografías a corta distancia. Tiene una apertura f/2.4.

Probablemente estemos hablando de la cámara más versátil de su gama, y no solo por la configuración de los sensores, sino por los múltiples modos —como la posibilidad de grabar vídeo con varias cámaras de forma simultánea— y opciones que incluye la app nativa: una de las más completas en un smartphone. Respecto a los resultados: son correctos tanto a nivel de detalle y ofrecen, en general, una buena interpretación de los colores. Echo en falta, eso sí, algo más de brillo en escenas donde no hay luz natural. La cámara ultra gran angular, por otro lado, tiende a distorsionar la imagen en los cantos,

¿Merece la pena el Honor 50?

El Honor 50, disponible desde 529 euros, no ofrece prestaciones realmente diferenciales frente al resto de su competencia. No obstante, esto no quiere decir que sea una mala opción de compra. De hecho, es una buena alternativa para aquellos usuarios que ya estaban familiarizados con la interfaz, los acabados y las funciones extra que ofrece un smartphone Huawei, pero que necesitan los servicios de Google para su día a día. Teniendo presente, eso sí, que hay alternativas muy interesantes como el OnePlus Nord 2 o el OPPO Reno 6.

Por otro lado, en especial si estás considerando adquirir este terminal, es normal que tengas dudas sobre qué podría pasar con esta compañía en un futuro. Sobre todo, teniendo en cuenta que Estados Unidos está debatiendo si incluir o no a esta compañía en el lista de entidades.

Nos guste o no, esto es algo que puede ocurrirle a cualquier compañía. No obstante, y en el caso de que finalmente suceda, no es algo que afecte a los dispositivos actuales, sino a sus futuros smartphones. Por lo tanto, no debe ser un punto preocupante. Es prácticamente imposible que este terminal se vaya a quedar sin servicios de Google o actualizaciones de software. De hecho, muchos de los smartphones Huawei que se anunciaron justo antes del veto de EE. UU, mantienen tanto las apps de Google como actualizaciones de nuevas versiones y parches de seguridad.