"La tercera es la vencida/Te lo juro por mi vida/Y yo no soy de jurar...", cantaba la recordada María Martha Serra Lima en Argentina, allá por comienzos de la década de 1990. La canción, claramente, no tenía nada que ver con la tecnología o con el mundo de los smartphones, pero tranquilamente podría ser la banda de sonido en las oficinas de Lenovo y Motorola en estos días. Es que, al parecer, Motorola lo intentaría por tercera vez en el mundo de los móviles plegables con una nueva generación del Razr, después de dos intentos que no obtuvieron los resultados deseados.

Según publican Android Police y The Verge, un ejecutivo de Lenovo habría confirmado el desarrollo de la tercera generación del Motorola Razr con una publicación en Weibo, la red social china por excelencia. Chen Jin es el autor del post en el que —traducción mediante al inglés— se ratificaría el deseo de la empresa china de no abandonar el esfuerzo para que Motorola triunfe en el segmento foldable.

Como es de esperarse, los detalles que se mencionan son escasos. En primera instancia se indica una supuesta mejoría en el poder de procesamiento, una interfaz optimizada para mejorar la experiencia de uso, y una apariencia "más magnífica". ¿Será suficientes esos tres ingredientes para que un nuevo Motorola Razr aparezca en escena? Al parecer, desde Lenovo confían en que sí.

Un nuevo Motorola Razr necesitaría algo más que apelar a la nostalgia para triunfar

Foto: David Ortiz | Hipertextual.

Cuando Motorola lanzó el Razr en 2019, hubo dos puntos entre sus características que llamaron la atención. Primero, el diseño claramente inspirado en uno de los smartphones más exitosos de Motorola en mucho tiempo —el RAZR V3—; y segundo, su pantalla OLED que contaba con un diseño de bisagra que permitía cerrar el teléfono de modo completo —tapa contra tapa—, algo que no lograban otros exponentes de la gama. Esto no llegaba sin concesiones, por supuesto.

No sorprendió cuando el sistema de plegado evidenció problemas rápidamente; mientras que el teléfono tuvo aspiraciones premium para las que no estuvo a la altura debido a su hardware de gama media. Y para colmo, el precio de lanzamiento rondaba los 1,500 euros, de modo que no existía una relación real entre lo que el usuario pagaba y lo que recibía en prestaciones.

En septiembre del 2020, Motorola trajo de nuevo al Razr al mercado pero con cambios menores y la inclusión de soporte para 5G. Continuó siendo un teléfono de gama media con un precio exorbitante (seguía en alrededor de 1,500 euros), y no mucho más que eso. Pero lejos de rendirse, en Lenovo parecen estar listos para un tercer round.

Si efectivamente hay una tercera generación del Motorola Razr en camino, sus fabricantes deberán abordar varios frentes de batalla. Por un lado, para optimizar el móvil y solucionar los inconvenientes propios; y por el otro, para medirse con rivales que ya le han sacado un margen de ventaja, como el Samsung Galaxy Z Flip 3. Y la competencia en líneas generales es mucho más dura que hace dos años atrás en el segmento, con fabricantes que se animan a implementar características cada vez más audaces, como hizo Huawei con el P50 Pocket con cámara "ultraespectro".

Ya veremos cuál es el destino de esta historia. Por lo pronto, el nuevo Motorola Razr podría ser lanzado primero en China y posteriormente en otros países.