En Instintos ocultos (Voyagers), película de estreno disponible en Amazon Prime Video, todo parece ocurrir en un torpe recorrido por escenarios conocidos de la ciencia ficción. En primer lugar, la película cuenta un futuro distópico en el que la Tierra resulta inhabitable. También, que una avanzada de élite debe evitar la extinción de la raza humana viajando a un planeta habitable. Pero si en Interstellar, de Christopher Nolan, la tripulación debía encontrar evidencia de vida, aquí la percepción es la colonización.

A diferencia de Prometheus y Rises by Wolves de Ridley Scott, la tripulación ya sabe que no sobrevivirá al viaje de casi un siglo al planeta escogido. En realidad, la película toma un poco de la fallida Pasajeros, de Morten Tyldum, para sostener su premisa. Aunque no se trata de un grupo de viajeros en animación suspendida que viajan a través del espacio para despertar en una nueva frontera, el punto es el mismo: salvar a la raza humana. Solo que Burger decide tomar un ángulo novedoso. De hecho, el hincapié del argumento es un tanto perverso: los viajeros (todos jóvenes y hermosos), deben procrear. Serán sus nietos los que tendrán el deber de colonizar el futuro hogar de la raza humana.

Por supuesto, Instintos ocultos (Voyagers) incluye disminuir las probabilidades de enfrentamientos debido a la convivencia prolongada. Y lo logra a través de una bebida que, en teoría, debería disminuir los sentimientos negativos o agresivos. En especial, los celos y la rabia que pueda surgir en esta comunidad complicada, alienada y con el único objetivo de traer hijos al espacio. No obstante, la película no tiene un excesivo interés en el hecho de cómo una idea semejante es viable. El argumento simplifica y lleva a lo básico la idea de una colonización que depende de variables imposibles de predecir. 

Burger no se hace preguntas sobre las aristas de una situación espinosa y con rapidez, el argumento avanza hacia un punto concreto. ¿Cuánto tiempo puede una considerable multitud de adolescentes con la misión de reproducirse mantener una efímera paz? Es cuestión de tiempo que alguien tome la decisión de dejar de consumir la bebida milagrosa. También, de obedecer. El resto de la historia es tan predecible como simple. 

'Instintos ocultos (Voyagers)': una versión de Jack Torrance en el espacio 

Tal vez, uno de los puntos más decepcionantes de Instintos ocultos (Voyagers) es que desaprovecha su hilo argumental principal. ¿Qué ocurriría si un grupo con un objetivo inquietante estuviera confinado por tiempo indefinido? ¿Se enfrenta a la locura? ¿Al miedo? ¿Al enfrentamiento a los bajos instintos de violencia?

Lo que podría haber sido una refinada versión de El Resplandor de Stanley Kubrick, termina por ser una de El Señor de las Moscas de William Golding. Pero, a diferencia de la obra literaria, la película no explora el sentido de la violencia, la dominación y la oscuridad de la naturaleza humana. Más que eso, está interesada en plasmar en imágenes sugerentes los efectos de la bebida controladora y de crear una sensación claustrofóbica de enfrentamiento que no termina por ser creíble. 

Prueba Amazon Prime Video totalmente gratis durante 30 días y disfruta del catálogo completo de la plataforma sin límites. Solo con darte de alta tendrás acceso instantáneo a las mejores películas y series, además de envíos gratis en Amazon y otras ventajas.

Para sus últimas secuencias, Instintos ocultos (Voyagers) se volvió una combinación predecible. También un extraño cruce de líneas entre varias premisas distintas que no llega a explorar. Desde la sexualidad, la agresividad inherente a la mente humana hasta el terror en estado puro. Todo se queda a mitad de un recorrido tedioso que no cubre ninguna de sus ambiciosas expectativas. 

Puntuación: 3 de 5.