Elon Musk tiene un nuevo enemigo, o al menos potencial rival. A través de la red social de Weibo en China, similar a Twitter en el resto del planeta, un grupo de usuarios ha cargado contra el fundador de Tesla y SpaceX. El motivo, según adelantan en Reuters, es por una información filtrada hace unos días que habla de las maniobras realizadas por la Estación Espacial China para evitar los satélites Starlink de Elon Musk.

"Basura espacial" o "armas de guerra estadounidense" han sido algunos de los comentarios dirigidos a Elon Musk. Algunos iban más allá: "Los riesgos de Starlink se están exponiendo gradualmente, toda la raza humana pagará por sus actividades comerciales".

Comentarios para todos los gustos que se unen a las quejas de los científicos respecto a la repercusión que Starlink ha venido teniendo en las investigaciones con base en la observación espacial. Junto a la gran contaminación lumínica que arrastra el planeta, sumado a la elevada basura espacial que orbita la tierra desde hace décadas –casi 30.000 objetos en total–, ahora los observadores deben enfrentarse a los más de 1.900 satélites que flanquean el perímetro de la Tierra. Todo con el objetivo de dotar de internet a las zonas aisladas.

Administración Nacional Espacial de China (CNSA)

La oposición china, que de momento no pasa más allá de las quejas de usuarios en Weibo, se une también a la batalla que mantienen Jeff Bezos y Elon Musk. Kuiper, el proyecto del fundador de Amazon, comenzará a lanzar sus primeras unidades a principios de 2022. Mientras, Bezos y Musk siguen peleándose por permisos y cuestiones técnicas que tienen como fin último atrasar la carrera espacial del rival.

Volviendo a la cuestión China. Lo cierto es que según los documentos publicados, la Estación Espacial China se vio en la obligación de realizar movimientos de evasiva para evitar dos choques el 1 de julio y el 21 de octubre de este año.

Dichos documentos se remitieron a la Agencia Espacial e la ONU con el objetivo de que medie en lo que ya se está posicionando como una carrera internacional por controlar el espacio. Una que Elon Musk viene dominando desde la esfera privada desde hace algunos años. También para que salga adelante la propuesta internacional para compartir ciertos datos que ayuden a las misiones de los diferentes países a evitar riesgos de colisión.

No es la primera vez que una estación espacial se enfrenta a la basura espacial. En noviembre de este mismo año, la Estación Espacial Internacional se vio en la obligación de realizar una maniobra para evitar un trozo de basura. Días más tarde se supo que el problema se origino por unos experimentos rusos con misiles. Pero sí es la primera vez que la Estación Espcial China tiene que enfrentarse a este reto, especialmente desde que fuese lanzada en primavera de este mismo año y llegasen los primeros astronautas en junio de 2021.