La batalla entre Jeff Bezos y Elon Musk está escalando posiciones. La pugna por parte de los magnates de la industria privada aeroespacial sube escalones según pasan los días y las acusaciones entre el negocio de Amazon con Kuiper System y el de SpaceX con Starlink ya tiene otro capítulo más en su haber.

En una carta de Amazon enviada a Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), el ataque a Elon Musk y sus negocios ya queda patente.

“Ya sea que se trate de lanzar satélites con antenas sin licencia, lanzar cohetes sin aprobación, construir una torre de lanzamiento no aprobada o reabrir una fábrica en violación de una orden de refugio en el lugar, la conducta de SpaceX y otras compañías lideradas por Musk deja en claro su punto de vista: las reglas son para otras personas, y aquellos que insisten o simplemente solicitan su cumplimiento merecen burlas y ataques ad hominem”.

Andrew Keisner, abogado de Kuiper.

Esta carta, recogida por Bloomberg, sube el tono de la contiendas. Las insinuaciones que Keisner apunta en su texto se dirigen directamente a la totalidad de los negocios de Elon Musk, añadiendo que las reglas del mercado no se aplican para personajes como él.

A por los negocios paralelos de Musk

Los cohetes de SpaceX, así como sus plataformas de lanzamiento, las antenas de Starlink e incluso la actividad de Tesla han sido también objetivos de Jeff Bezos para su campaña. Esto último haciendo referencia a los acontecimientos del pasado 2020 durante los meses más complicados de la pandemia. Junto cuando el propio Elon Musk, coqueteaba con los negacionistas y antivacunas al afirmar que no se pondría ninguna dosis de las futuras vacunas, así como abrir las plantas de producción –obligando a los empleados a presentarse en su puesto de trabajo– pese a las negativas de las autoridades de Texas ante el gran número de contagios.

Ni que decir tiene que SpaceX ha respondido a Amazon alegando que las 8 páginas de informe son un completo despropósito que no lleva a ningún lado en el tema que tienen entre manos.

Jeff Bezos a por un duelo de ricos

Aunque bien podría decirse que es una batalla que enfrenta a Jeff Bezos contra el mundo. El fundador de Amazon ya atacó a Richard Branson, propietario de Virgin Galactic, cuando le acusó de no haber llegado al espacio con su lanzamiento de verano; también por un absurdo debate sobre el tamaño de las ventanas de las naves. Las de Blue Origin eran, por supuesto, mucho más grandes. Después fue a por Elon Musk –que sí mantiene una estrecha amistad con Branson– en lo que respecta a los contratos adjudicados por la NASA en la misión a la Luna. Jeff Bezos quería su parte del pastel para Blue Origin. Un pastel que ya había ganado SpaceX hace unos años, pero que ahora quieren volver a repartir.

Por si esto no fuera suficiente, también le llegó al turno a la constelación de satélites de Starlink para dar banda ancha de internet. Hace unas semanas, Amazon presentaba una queja ante la FCC argumentando que las nuevas unidades que Elon Musk tenía previsto lanzar no cumplían con la normativa de la organización. Dichos satélites llevaban incorporados dos protocolos de comunicación diferentes, lo que para Amazon suponía una clara violación del código y una más que evidente ocultación de las intenciones personales de Musk con sus satélites.

¿Por que Amazon inició esta batalla? Muy sencillo, la compañía fundada por Jeff Bezos cuenta con su propia compañía de satélites. Kuiper Systems sería el par de Starlink, pero liderado por compañía de e-commerce. ¿La diferencia? Kuiper aún está en fases iniciales y lejos de ponerse al nivel de Starlink en un corto espacio de tiempo. Si consiguen frenar el crecimiento frenético de la compañía, quizá acorten el margen que les separa.