La guerra entre Elon Musk y Jeff Bezos para la conquista del espacio sigue muy abierta. El último capítulo de esta batalla enfrenta a Amazon, a través de Kuiper Systems, contra el sistema de Starlink de SpaceX.

Según la compañía espacial de Musk, y como adelanta Ars Technica, Amazon estaría intentando frenar el crecimiento del sistema de satélites de la compañía de Musk para favorecer el suyo propio: el de Kuiper.

¿Dónde estaría el motivo de toda esta lucha? Amazon, que aunque ya no cuenta con la presencia de Bezos sí que mantiene su influencia vía Blue Origin, aún no tiene su constelación de satélites a punto. La respuesta sería la de boicotear la rápida expansión de Starlink a través de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) a la que Amazon ha recurrido para bloquear la próxima actualización que SpaceX.

Las acusaciones cruzadas entre Bezos y Musk

Según ellos, la nueva propuesta de Elon Musk es meter dos configuraciones diferentes para los 30.000 satélites de Starlink, algo que iría en contra de las políticas públicas de Estados Unidos. Ambas válidas y operativas. Una medida que Musk defiende como poco común, pero que se ajusta a las normas internacionales.

Desde el punto de vista de Amazon, estas dos configuraciones obligan a duplicar el trabajo por parte de la FCC y el resto de integrantes de la misión. Así como argumentar que las misiones deben estar completas a fin de evitar aplicaciones encubiertas por parte de las empresas.

Por su parte, SpaceX insiste a la FCC para rechazar las explicaciones de Amazon. Por una parte, critica a la compañía fundada por Bezos el hecho de que sus relaciones con la FCC se hayan centrado en bloquear la actividad de Starlink, pero no para solucionar y resolver las dudas que sobrevuelan al sistema satelital de Kuiper, aún en proceso de creación. Añaden que tampoco habría explicado cómo van a resolver la cuestión de la basura espacial o cómo no van a interferir con otros satélites ya en órbita.

Tras la NASA, llega la FCC

Por supuesto, a título personal, Elon Musk también ha aprovechado su cuenta personal de Twitter para mandar un mensaje a Bezos. Desde hace algunos días, el fundador de Tesla insiste en el hecho de que tras la renuncia de Bezos de Amazon, su misión habría estado en perseguir a SpaceX. El hecho de ser el mayor rival comercial de Blue Origin marca la pauta.

Y es que llueve sobre mojado en esta historia. Ya en agosto, Bezos presentaba una demanda para conseguir parte del contrato lunar de la NASA. El mismo que controlaba SpaceX y que Blue Origin perdía en 2019. La compañía de Bezos esperaba al menos quedarse con una parte de un pastel de 2.900 millones de dólares, la realidad es que Musk fue el único ganador para crear el Sistema de Aterrizaje de la Misión Artemisa.

La NASA argumentó que el único ganador se explicaba por una falta de presupuesto. Ahora Blue Origin quiere que NASA se replantee sus cuentas y les sume en el proyecto de conquista a la Luna.