Puede que desde el jueves hayas leído decenas de artículos sobre el cambio de nombre de Facebook, que a partir de ahora pasará a llamarse Meta. La apuesta por el mertaverso casi empecinada de Mark Zuckerberg se ha leído como una huida hacia delante para escapar de sus enésimos escándalos y crisis de reputación. De Cambridge Analytica hace ahora más de tres años a los Facebook Papers.

Pero el cambio de Facebook a Meta también implica que Facebook Meta pivota de sus negocios más rentables ahora, las redes sociales con Facebook, Instagram y WhatsApp y su negocio publicitario hacia el incipiente mercado de la Realidad Virtual y Aumentada que representa Oculus.

Es un cambio industrial porque, aunque Facebook sigue dando resultados económicos a prueba de cualquier escándalo, el mercado de las redes sociales para ellos parece estar estancándose. Facebook (la red social) hace mucho que dejó de captar usuarios jóvenes e Instagram, si bien vive su apogeo, puede ser un reflejo futuro de lo que fue su red padre.

Facebook hace mucho que se quedó viejo

La semana en la que Facebook presentaba su nuevo nombre también salía a la luz a través de The Verge una análisis interno que dejaba claro que Facebook estaba en caída en cuanto a conseguir atraer público joven.

Según los papeles internos, los usuarios adolescentes de la aplicación de Facebook en Estados Unidos habían disminuido un 13 por ciento desde 2019 y se preveía que cayeran un 45 por ciento en los próximos dos años, impulsando un descenso general de los usuarios diarios en el mercado publicitario más lucrativo de la compañía. Se esperaba que los adultos jóvenes de entre 20 y 30 años disminuyeran un 4 por ciento durante el mismo período. Para empeorar las cosas, cuanto más joven era el usuario, menos se relacionaba regularmente con la aplicación. El mensaje era claro: Facebook estaba perdiendo tracción con las generaciones más jóvenes rápidamente.

El “problema del envejecimiento es real”, escribió el investigador en una nota interna. Predijeron que, si “cada vez son menos los adolescentes que eligen Facebook a medida que envejecen”, la empresa se enfrentaría a un descenso más “grave” de los usuarios jóvenes de lo que ya había previsto.

Los documentos muestran que Facebook ve su base de usuarios envejecida como una amenaza existencial para la salud a largo plazo de su negocio

Los documentos muestran que Facebook ve su base de usuarios envejecida como una amenaza existencial para la salud a largo plazo de su negocio y que está tratando desesperadamente de corregir el problema con pocos indicios de que su estrategia vaya a funcionar. Si no corrige el rumbo, la red social podría, por primera vez, perder a toda una generación. Y aunque Instagram sigue siendo increíblemente popular entre los adolescentes, los propios datos de Facebook muestran que están empezando a usarla menos.

La lucha de Facebook para atraer a los usuarios menores de 30 años ha sido continua durante años, remontándose a una fecha tan temprana como 2012. Pero, según los documentos, el problema se ha agravado recientemente. Y hay mucho en juego. Aunque es famoso por haber comenzado como un sitio de redes para estudiantes universitarios, los empleados han predicho que el envejecimiento de la audiencia de la aplicación -ahora casi 2.000 millones de usuarios diarios- tiene el potencial de alejar aún más a los jóvenes, cortando las generaciones futuras y poniendo un techo al crecimiento futuro.

Los infructuosos planes para atraer a los más jóvenes

Foto por Greg Bulla en Unsplash

El problema explica por qué la empresa ha puesto tanto interés en atraer a los jóvenes e incluso a los preadolescentes a su aplicación principal y a Instagram, creando equipos dedicados a los jóvenes para atenderlos. En 2017, estrenó una aplicación independiente de Messenger para niños, y sus planes para una versión de Instagram para niños fueron archivados recientemente después de los escándalos.

Estos papeles internos de Facebook también muestran que los empleados estimaron que los adolescentes pasan entre 2 y 3 veces más tiempo en TikTok que en Instagram y que Snapchat es el método preferido por los jóvenes para comunicarse con sus mejores amigos.

“La mayoría de los adultos jóvenes perciben Facebook como un lugar para personas de entre 40 y 50 años”, según la investigación interna. “Los adultos jóvenes perciben el contenido como aburrido, engañoso y negativo. A menudo tienen que dejar de lado el contenido irrelevante para llegar a lo que importa”, se proseguía.

Una “tendencia especialmente preocupante”, según una de las diapositivas, era que el tiempo que los jóvenes estadounidenses pasaban en la aplicación de Facebook había disminuido desde el periodo anterior al inicio de la pandemia de coronavirus del año pasado, cuando el uso de los servicios de Facebook se disparó momentáneamente de forma generalizada. Otra diapositiva describía cómo “abordar la brecha de compromiso existente” entre los usuarios más jóvenes y los mayores, diciendo que los mayores de 30 años en EE.UU. pasaban, de media, 24 minutos más al día en Facebook que los usuarios más jóvenes.

A Instagram le iba mejor con los jóvenes, con una saturación total en Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Japón y Australia. Pero todavía hay motivos de preocupación. Las publicaciones de los adolescentes habían caído un 13% desde 2020 y “sigue siendo la tendencia más preocupante”, señalaron los investigadores, añadiendo que el aumento del uso de TikTok por parte de los adolescentes significaba que “probablemente estamos perdiendo nuestra cuota total de tiempo.”

Y ahora, el Metaverso

Aunque Facebook sigue generando resultados de récord cada vez que debe dar cuentas de sus ingresos, datos como este revelan que su modelo de negocio está tendiendo a la recesión. Ante esto, la apuesta por le metaverso de Zuckerberg puede ser mucho más pragmática que huir de escándalos: situarse como nuevo líder en un mercado nuevo, al igual que hizo con Facebook hace 17 años.

Veremos si le sale bien la apuesta y qué nos depara a todos.