El catálogo de portátiles de Apple ha evolucionado considerablemente tras la llegada de los nuevos MacBook Pro con chips M1 Pro y M1 Max. Actualmente, la compañía cuenta con cuatro modelos a la venta. Por un lado, en la gama de entrada, el MacBook Air, que incluye un potente chip M1, pantalla de 13 pulgadas y un diseño delgado. Por otro, en la gama alta, los recién llegados modelos de 14 y 16 pulgadas, con sus potentes procesadores, una pantalla ProMotion con notch y puertos HDMI, MagSafe y el slot para tarjetas SD.

El cuarto modelo es el MacBook Pro de 13 pulgadas, que se mantiene como una opción intermedia entre el MacBook Air y los nuevos MacBook Pro con chip M1 Pro y M1 Max. Este fue anunciado en 2020 y comparte muchas prestaciones con el actual portátil más económico de Apple. En concreto, el MacBook Pro también incluye el chip M1, así como una pantalla retina de 13,3 pulgadas y dos puertos Thunderbolt. Se diferencia, eso sí, en algunas prestaciones claves. Entre ellas, la inclusión de un ventilador para poder ofrecer un rendimiento elevado durante más tiempo, una TouchBar, una mayor autonomía y más brillo en su pantalla.

Pero, ¿son suficientes estas diferencias para apostar por el modelo de 13 pulgadas frente al MacBook Air? Teniendo en cuenta que ambos pueden ofrecer un rendimiento prácticamente idéntico —a excepción de tareas súper específicas, como la exportación de vídeo durante un tiempo prolongado, en la que el ventilador del modelo Pro reduce sensiblemente el tiempo requerido—, y que el precio MacBook Air es de 320 euros menos, el modelo Pro con M1 no parece una opción muy a tener en cuenta en estos momentos.

La TouchBar, si bien puede resultar útil, no es algo imprescindible. De hecho, Apple la ha eliminado en sus nuevos modelos, dado que es una característica que no parece gustar mucho a los profesionales y que tiene, en general, poco uso. El mayor brillo de pantalla puede ser útil para algunas condiciones como el uso del equipo en exteriores. No obstante, tampoco resulta un punto diferencial para apostar por el modelo Pro de 13 pulgadas frente a la versión Air, pues la diferencia es de apenas unos nits. Lo mismo sucede con la batería. La del MacBook Pro de 13 pulgadas es excelente, tanto, que hasta Apple creyó que el indicador de macOS estaba estropeado. Sin embargo, el MacBook Air también goza de una buena duración de batería.

El sustituto del MacBook Pro M1 podría estar a la vuelta de la esquina

El MacBook Pro de 13 pulgadas, además, tiene todas las papeletas para ser el próximo modelo en desaparecer del catálogo de portátiles de Apple. Sobre todo, si tenemos en cuenta la posible llegada del MacBook Air de 2022. Según los rumores, este modelo podría anunciarse durante la segunda mitad del próximo año, y llegaría con un chip más potente, una pantalla mini-LED y un nuevo aspecto. Estas renovadas características podrían traer consigo un aumento en el precio, asemejándose más al del MacBook Pro de 13 pulgadas, que se sitúa entorno a los 1.449 euros.

No sería extraño que, una vez llegase dicho modelo, Apple eliminara completamente el MacBook Pro de 13 pulgadas con chip M1. De este modo, la TouchBar pasará a la historia, dado a que es el único modelo que la mantiene. Por lo tanto, la línea de MacBook Pro en los próximos meses podría quedar de la siguiente manera.

  • MacBook Air con Chip M1: versión económica para estudiantes o usuarios que buscan un portátil para el día a día.
  • MacBook Air con chip M2: modelo con un precio ligeramente superior a la versión con chip M1, pero con mayor potencia para usuarios más exigentes que buscan un equipo para trabajar.
  • Nuevo MacBook Pro (14 y 16 pulgadas) con chip M1 Pro: portátil para profesionales que necesitan un equipo potente y versátil.
  • Nuevo MacBook Pro (14 y 16 pulgadas ) con chip M1 Max: modelo para profesionales más exigentes y que utilizan apps o programas que requieren de mayor rendimiento.

Entonces, ¿qué modelo es el más recomendable a día de hoy?

Lo cierto es que los rumores sobre la llegada del MacBook Air 2022 son contradictorios, y todo apunta a que seguirá siendo así. La compañía de Cupertino se enfrenta a problemas de suministros a causa de la escasez de semiconductores, y esto podría afectar al lanzamiento del próximo portátil de Apple. A día de hoy, sin embargo, hay opciones muy a tener en cuenta.

Actualmente, el MacBook Air con chip M1 es el modelo más equilibrado en cuanto a precio y especificaciones. El M1 dota al equipo de suficiente rendimiento gráfico para la mayoría de tareas, mientras que dispone de una muy buena autonomía y un diseño muy acertado. Todo ello, a un precio base de 1.129 euros, bastante competitivo.

Los MacBook Pro de 14 y 16 pulgadas en sus diferentes versiones también son una excelente opción si buscas un equipo que ofrezca un elevado rendimiento para trabajar con programas potentes y exigentes. La parte negativa, eso sí, es que tienen un coste más elevado.