La expansión internacional de Xbox Cloud Gaming llega acompañada de un notable avance técnico. La plataforma de videojuegos en streaming, que recientemente desembarcó en Brasil y México, ahora cuenta con una infraestructura basada totalmente en el hardware de la Xbox Series X. Así lo confirmaron desde Microsoft a The Verge.

Esto significa que los de Redmond han logrado actualizar por completo sus servidores para que sean más potentes y modernos. Recordemos que en junio pasado, cuando Xbox Cloud Gaming llegó a iOS y PC, se confirmó que una parte de su estructura ya estaba basada en los componentes usados en la Xbox Series X.

Sin embargo, aún faltaba migrar la parte restante del backend que continuaba funcionando con base en el hardware de la Xbox One S. Y eso es lo que ahora ha conseguido Microsoft, con un cambio que se puede traducir en múltiples beneficios para los usuarios.

Es importante destacar que Xbox Cloud Gaming continuará ofreciendo el streaming de juegos con una resolución máxima de 1080p y a 60 cuadros por segundo. Pero el hecho de que toda la infraestructura de servidores ahora se base en la Xbox Series X significa que más adelante se podría habilitar la jugabilidad en la nube en 4K. La faz técnica parece cubierta para que ello suceda, al menos.

Crédito: Microsoft

Más mejoras técnicas para Xbox Cloud Gaming

Microsoft está realizando una apuesta muy grande de la mano de Xbox Cloud Gaming. La plataforma es una herramienta clave para llevar los juegos más allá de las consolas. Recordemos que xCloud no solo está disponible en dispositivos móviles o a través de un navegador; los de Redmond también están trabajando para su disponibilidad en cualquier televisor.

Otro punto relevante a considerar es que la migración total de los servidores de Xbox Cloud Gaming a una infraestructura basada en el hardware de la Xbox Series X permitirá que más videojuegos modernos estén disponibles desde la nube. Esto le extenderá la vida a la Xbox One, ya que podrá ejecutar títulos que de otra manera no serían compatibles. Y también será crucial para quienes prefieran cuidar los GB de almacenamiento disponibles en sus consolas, al no sentirse obligados a descargar los juegos que les interesen.