La integración de Xbox Cloud Gaming (xCloud) con las consolas de sobremesa de Microsoft está a la vuelta de la esquina. La firma de Redmond anunció que la plataforma de videojuegos en streaming llegará a Xbox One y Xbox Series X|S a fin de año; específicamente, para la temporada de fiestas.

Sin lugar a dudas es una novedad importantísima. El arribo de Cloud Gaming implica dar un gran paso al frente para ampliar la experiencia jugable en línea en las consolas Xbox. Así, se ofrece a los usuarios la posibilidad de evitarse la "molestia" de descargar juegos muy pesados, o de preocuparse por el almacenamiento disponible en su dispositivo.

A través de Game Pass Ultimate, Xbox Cloud Gaming llegará a Xbox One y Xbox Series X|S con un catálogo que tendrá, en principio, más de 100 videojuegos. De esta manera, los jugadores podrán elegir si desean descargar el título completo, o acceder al mismo instantáneamente mediante streaming.

Vale destacar también que xCloud permitirá ingresar de inmediato a una partida multijugador al recibir la invitación de un amigo, sin estar obligados a instalar el juego en cuestión. En la faz netamente técnica, desde Xbox indicaron que el sistema soportará hasta 1080p a 60 cuadros por segundo. Este, claramente, es un objetivo puesto para conseguir el balance ideal entre calidad de imagen, jugabilidad y latencia, reconociendo que no todos los usuarios cuentan con velocidades de conexión a internet idénticas.

Xbox Cloud Gaming llega con múltiples propósitos a Xbox One y Xbox Series X|S

La integración de xCloud en las consolas de Xbox permite explorar varias aristas. Por ejemplo, el streaming se planta como una alternativa real para que la Xbox One extienda su vida útil; es decir, podrá ejecutar videojuegos que de otra manera sería incapaz de tener en su catálogo. Tal es el caso de Microsoft Flight Simulator, por solo mencionar uno.

Además, Xbox Cloud Gaming se propone solucionar la disyuntiva que se genera al tener que optar entre instalar un juego o cuidar el almacenamiento disponible. Con títulos que ocupan cada vez más espacio, cada GB vale oro, y los jugadores lo saben. Por ello, lo que propone Microsoft es aprovechar las versiones en línea y reservar la capacidad interna a un puñado de videojuegos preferidos.

El arribo de Cloud Gaming a Xbox One y Xbox Series X|S también abre la puerta a un comportamiento más casual. Especialmente cuando no se dispone de demasiado tiempo, pero se pretende salir de las propuestas habituales.

Lo último, pero no por ello menos importante, es que la integración de xCloud en las consolas será de especial utilidad para quienes quieran probar un juego antes de aventurarse a instalarlo. Esto resultará muy atractivo con títulos que provoquen mucho hype previo a su lanzamiento, o cuyos archivos sean demasiado pesados y requieran mucho tiempo de descarga.

Se espera que Xbox Cloud Gaming arribe a las consolas en otoño, aunque de modo limitado. Esto se debe a que primero estará disponible para Xbox Insiders, y más adelante para el resto de los usuarios.