Oppo podría seguir los pasos de Apple, Samsung o Google y apostar por procesadores propios en los próximos años, según un nuevo reporte de Nikkei Asia. La compañía perteneciente a BBK Group, recordemos, integra chips de Qualcomm en sus smartphones de gama alta y de MediaTek en los terminales de gama media y de entrada.

Actualmente, Oppo se encuentra desarrollando sus propios procesadores, y todo apunta a que estarán listos para los smartphones lanzados a partir de 2023 o 2024. Los chips podrían ser fabricados en 3 nanómetros por la compañía Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC) y estarían diseñados para los buques insignia de la marca. Por el momento, se desconoce si los terminales más potentes de OnePlus también integrarán estos procesadores.

Para Oppo, uno de los mayores fabricantes del mundo, desarrollar chips tiene una serie de ventajas. Entre ellas, una mejor optimización en sus dispositivos. Google, por ejemplo, ha apostado por un SoC diseñado internamente para poder ofrecer una experiencia mucho más personalizada en sus nuevos Pixel 6 y Pixel 6 Pro. Gracias a 'Tensor', los terminales pueden optar por un rendimiento más optimizado y prestaciones más avanzadas a nivel fotográfico.

Desarrollar procesadores propios también permitirá a Oppo tener un mejor control de su cadena de suministro y paliar con la actual escasez de semiconductores, según detalla la citada fuente. El fabricante asiático, además, no tendrá que depender de la hoja de ruta de Qualcomm o MediaTek para el lanzamiento de sus modelos más potentes. Sin embargo, es probable que Oppo siga dependiendo de ambas compañías para incluir chips en sus móviles de gama media y de entrada.

Oppo se une a Google, Samsung, Apple y Huawei

Más allá de Oppo, cada vez son más los fabricantes que apuestan por desarrollar o fabricar procesadores propios para sus smartphones. Google es la última compañía que ha lanzado un terminal con un chip diseñado internamente —aunque parece estar fabricado por Samsung—, el SoC Tensor.

Samsung, por otro lado, lleva años fabricando sus procesadores. Los conocidos como Exynos están presentes en los terminales de gama alta de la compañía y en algún que otro smartphone de gama media. En este caso, la firma surcoreana comparte espacio con Qualcomm, quien integra sus SoCs en los modelos Galaxy que se comercializan en Estados Unidos o en otros smartphones estrella, como los Galaxy Z Fold 3 y Galaxy Z Flip 3. Samsung también planea distribuir sus chips a otros fabricantes. Entre ellos Xiaomi o la propia Oppo.

Apple no solo diseña sus propios chips para iPhone, sino que también apuesta por procesadores de desarrollo interno en el resto de sus dispositivos, incluidos los Mac. Huawei, además, lleva años apostando por componentes fabricados intermanete en sus buques insignia. No obstante, las duras restricciones impuestas por Estados Unidos y la escasez de semiconductores han hecho que la compañía china tenga que suspender su producción.