Durante el evento Unleashed de ayer, Apple pateó el tablero con la presentación de los nuevos MacBook Pro con chips M1 Pro y M1 Max. Es cierto que la mayoría de las miradas se han posado sobre los datos relacionados a la brutalidad de los procesadores, pero hubo algunas otras cuestiones más terrenales que también han sido de interés. En este último apartado entra la reintroducción del puerto HDMI y el lector de tarjetas SD, la adopción de MagSafe 3, y el soporte para carga rápida.

En principio nos quedamos con la duda sobre si los nuevos MacBook Pro podrían continuar cargándose a través de los puertos USB-C, y con el correr de las horas esta posibilidad ha sido ratificada. Sin embargo, existen diferencias entre los distintos modelos de los renovados portátiles de Apple que es importante tener en cuenta.

Según explica Macrumors, la carga rápida en los MacBook Pro de 14 y 16 pulgadas tiene sus diferencias. Al parecer, en las versiones de menor tamaño es posible obtener la misma potencia de carga tanto al usar MagSafe 3 como al elegir cualquiera de los conectores Thuderbolt 4. En tanto que en las variantes de mayor tamaño, solo se obtiene un fast-charging pleno con el puerto de carga magnético.

Los MacBook Pro de 16'' no permiten una carga a máxima potencia vía Thunderbolt 4

Si se preguntan a qué se debe esto, la respuesta parece bastante simple. Los MacBook Pro de 14 pulgadas llegan con cargadores de 67 W o 96 W; el primero se incluye en la versión con CPU de 8 núcleos y GPU de 14 núcleos, mientras que el segundo en la variante con CPU de 10 núcleos y GPU de 16 núcleos. En ambos casos, hablamos de portátiles que utilizan el chip M1 Pro.

Como los puertos Thunderbolt 4 permiten cargar hasta a un máximo de 100 W, ninguno de los dos cargadores del mencionado MacBook Pro alcanza dicha potencia. Así, el tipo de carga rápida que se logra es el mismo tanto con MagSafe 3 como con alguno de los conectores USB-C incluidos.

El nuevo MacBook Pro de 16 pulgadas, en tanto, llega con un cargador de 140 W para utilizar con el puerto de carga magnético. Basándonos en lo anterior, si pretendemos cargar este equipo a través de Thunderbolt 4, la potencia disponible es menor a la que otorga MagSafe 3. Será esta última tecnología, entonces, la única que permita una carga rápida plena en los MBP de mayor tamaño y con especificaciones de punta. Al menos hasta que Apple lance un cable USB-C a USB-C que sea compatible con USB Power Delivery 3.1 Extended Power Range (EPR); dicho estándar permite cargar hasta a 240 W y ya está presente en el cargador de 140 W del MacBook Pro.

Apple promete gran capacidad de autonomía en su renovada línea de portátiles con chips M1 Pro y M1 Max; mientras que la carga rápida puede recargar hasta un 50% de la batería en solo 30 minutos. De todos modos, es importante estar atentos a las posibilidades disponibles para la gestión de energía; en especial para aquellos que pretendan exprimir todo el potencial de sus equipos con un uso intensivo.