Apple ha presentado este jueves sus resultados correspondientes a su cuarto trimestre fiscal. Es el que recoje los meses de julio, agosto y septiembre, tercero en el año natural pero cuarto en el calendario de la tecnológica.

Es, tradicionalmente, el trimestre que precede al de mejores ventas, dado que aglutina los lentos meses de verano y apenas recoge una pequeña parte de las ventas de los nuevos iPhone (que salen a la venta, por norma general, a finales de septiembre.

Con el pasado año como excepción, la vuelta a la norma se ha hecho presente en 2021. No por ello, eso sí, nos deja unos datos menos interesantes y dignos de revisar.

Un trimestre de récord

En lo que viene siendo ya casi tradición, Apple ha conseguido batir su propio récord de ingresos en un cuarto trimestre. Así, la firma ha alcanzado un total de 83.400 millones de dólares, frente a los $64.698 millones del año pasado –que ostentaban el récord previo–.

Desglosados, estos han sido los ingresos de Apple en el Q4, por cada categoría de producto:

  • iPhone: 38.868 millones de dólares (+47 % vs. Q4 2020).
  • Mac: 9.178 millones de dólares (+2 % vs. Q4 2020).
  • iPad: 8.252 millones de dólares (+21 % vs. Q4 2020).
  • Wearables, hogar y accesorios: 8.785 millones de dólares (+12 % vs. Q4 2020).
  • Servicios: 18.277 millones de dólares (+26 % vs. Q4 2020).

“Este año lanzamos nuestros productos más potentes, desde Macs con tecnología M1 hasta una línea de iPhone 13 que está estableciendo un nuevo estándar de rendimiento y capacitando a nuestros clientes para crear y conectarse de nuevas formas”, ha dicho Tim Cook, CEO de Apple.

Un iPhone 13 que comienza a despegar

El trimestre se encuentra repleto de datos, pero quizá uno de los más reveladores es el de la categoría iPhone.

El segmento del dispositivo más popular de la firma ha logrado amasar un 47 % más de ingresos que en el mismo periodo del año pasado. Una cantidad importante que refleja una potencial gran acogida de los nuevos iPhone 13.

Un porcentaje, no obstante, que ha de ser puesto en la perspectiva de que el pasado año los nuevos iPhone 12 no llegaron hasta el mes de noviembre, quedando sus primeras ventas fuera de la horquilla que abarca el Q4. Así, será el Q1 2022 (el presente mes de octubre, noviembre y diciembre) el que refleje de manera más amplia la aceptación de estos nuevos dispositivos.

De igual modo, servirá también para medirle el pulso a la categoría Mac, con los nuevos MacBook Pro con chips M1 Pro y M1 Max recién presentados.

Incertidumbre futura

Pese a que, como se citada, el primer trimestre fiscal es el más potente y el que mayores beneficios le suele reportar a la firma, muchas son las incógnitas que rodean al mismo en 2021.

No por la falta de productos y novedades, dado que tanto el iPhone 13 como los nuevos MacBook Pro, el iPad mini o los AirPods 3, por ejemplo, a buen seguro se encuentran en las listas de muchos de cara al periodo navideño. Pero sí por los problemas logísticos y de producción de escala internacional que se extienden en numerosas industrias pero que se ven agravados en la tecnológica por la escasez de componentes.

En este sentido, Apple espera un impacto de cerca de 6.000 millones de dólares en este último trimestre, ligado a los citados problemas. No obstante, confían en poder ofrecer resultados "muy sólidos" en dicho periodo, anticipando mejoras en el proceso de manufacturación y pareado con un gran interés por parte de los consumidores.

Parte de ello lo muestran ya ese gran aumento en el porcentaje de ingresos (Q4 2020 vs. Q4 2021) en la categoría iPad, por ejemplo, con recientes adiciones entre sus modelos de menor precio. Un amplio porfolio de nuevos productos, en definitiva, que tendrá a Apple trabajando sin descanso para poder alcanzar los máximos niveles de producción posibles.

Y si no, siempre quedará la división de Servicios (App Store, Apple Music, Apple TV+, Apple Pay), que continúa aumentando sus ingresos trimestre a trimestre a un ritmo imparable.