El lanzamiento de los nuevos MacBook Pro ha puesto otra vez sobre la mesa un viejo reclamo de los usuarios: ¿Por qué Apple no implementa Face ID en los Mac? Desde hace años se especula con el arribo de la tecnología de reconocimiento facial a los ordenadores de la manzana, pero aún no se concreta.

De hecho, el murmullo por la posible llegada de Face ID a parte de la familia Mac revivió con los primeros rumores —después confirmados— de la inclusión de un notch en los portátiles presentados la semana pasada. Sin embargo, la expectativa se licuó rápidamente al conocerse que en la muesca incluida en la parte superior de la pantalla solamente hay una webcam con resolución de 1080p.

Apple no suele dar explicaciones públicas sobre por qué incluye o quita determinadas características de sus dispositivos. Pero esta vez un par de ejecutivos han aclarado los tantos con respecto a dos temas en particular: la ausencia de Face ID y de pantallas táctiles en sus ordenadores.

La periodista Joanna Stern, de The Wall Street Journal, consultó sobre la ausencia de reconocimiento facial en los nuevos MacBook Pro; la respuesta que recibió estuvo lejos de ser la mejor elaborada. Tom Boger, vicepresidente de marketing de productos de iPad y Mac, manifestó que la compañía considera que es más conveniente implementar Touch ID —el desbloqueo con huella dactilar— porque las manos de los usuarios ya están en el teclado. Un argumento claramente débil, pero es la única respuesta oficial a un cuestionamiento habitual de los usuarios.

No solo Face ID, Apple también aclara por qué no hay Macs con pantallas táctiles

Además de consultar por la ausencia de Face ID, Stern se interiorizó en la falta de un Mac con pantalla táctil. En este caso el encargado de responder fue John Ternus, vicepresidente senior de ingeniería de hardware en Cupertino. "Hacemos la mejor computadora táctil del mundo en un iPad. Está totalmente optimizado para eso. Y el Mac está totalmente optimizado para entrada indirecta; y realmente no hemos sentido una razón para cambiar eso", explicó.

La explicación en torno a las pantallas táctiles tiene más sustento que lo mencionado en relación a Face ID. Un Mac con soporte multitouch sería una competencia interna innecesaria que podría afectar las ventas del iPad, y es lógico que Apple no quiera sacrificar la capacidad de su tablet. Aún cuando, más allá de sus méritos, no ha logrado establecerla como una alternativa definitiva a un ordenador.