Lucifer de Netflix llegó a su capítulo final y sorprendió a buena parte de sus fanáticos. En especial por el giro de trama que llevó a los personajes principales a una situación imprevisible. Luego que Lucifer (Tom Ellis) encontrara su “vocación” de salvar almas en el Infierno, terminó por separarse de Chloe (Lauren German) en una escena desgarradora. Pero además, el show tomó el riesgo de llevar su contexto mitológico a otro nivel. Uno tan amplio y bien construido que le brindó a la historia un final icónico.

Pero las cosas pudieron ser muy distintas. Como contaron para Collider Joe Henderson e Ildy Modrovich, el gran desenlace fue fruto de varios sucesos afortunados. En especial, una renovación sorpresiva de la serie mientras ambos escribían la temporada 5 y hasta entonces, la final. De modo que el dúo de productores y escritores tuvo que profundizar en sus primeras ideas para el tramo final. Además de crear una forma de empalmar varias historias a la vez para crear algo por completo nuevo.

¿La solución? Una inesperada pirueta argumental, que incluyó la llegada de Rory (Brianna Hildebrand), la hija adulta de Lucifer del futuro. Además de eso, el show creó sus propias reglas para el viaje en el tiempo. El resultado fue un homenaje no sólo a la historia, sino a los fanáticos y a sus personajes. Cada uno de ellos recibió un satisfactorio final, además de una mirada amable sobre su naturaleza, sea cual fuere. Pero en especial, el personaje de Lucifer creció y maduró de una manera totalmente nueva (e imprevista) en los primeros borradores del show.

Lucifer, crecer, madurar y volar 

Según Modrovich, en los primeros guiones de la temporada cinco, se incluían casi todos los eventos de la seis. Pero en lugar del desarrollo profundo y conmovedor, había algo de apresurado. El showrunner reveló a Collider que la temporada seis les permitió tomar decisiones más creativas al respecto

“Siento que fue una temporada catártica. Realmente pudimos pasar el tiempo para despedirnos de estos personajes que amamos. Maze y Eve, en nuestro mini-final original de la temporada 5, iban a subirse a una motocicleta y cabalgar hacia la puesta de sol. Pero teníamos que celebrar una boda. También tenemos que tener un viaje completo con ellos. Eso es cierto para todos nuestros personajes”, comentó el Modrovich

Pero no sólo se trató de pequeños cambios de estructura en la narración, sino de una manera por completa nueva de plantear los grandes giros del final. La muy dolorosa muerte de Chloe no sólo hizo derramar lágrimas a los fanáticos, sino sorprendió por su profundidad. Pero, de nuevo, la gran secuencia que cierra la serie le debe su efectividad a la temporada seis. 

En palabras de Joe Henderson, el destino del personaje siempre fue el mismo. Solo que con una temporada más, pudo explicar de manera exhaustiva el motivo por el cual las cosas debían suceder así. “Era la idea de que Chloe debe permanecer en la Tierra mientras Lucifer tiene un propósito en el Infierno. Debían estar separados por un tiempo hasta que pudieran estar juntos de nuevo. Pero con la temporada 6, pudimos profundizar realmente en los motivos. ¿Por qué Chloe necesita estar aquí? ¿Cuál es la causa por la que necesita luchar?. La temporada 6 muestra que ambos siempre serán socios. Pero a veces parte de la asociación de respetar que alguien más tiene algo importante que hacer. Que tienes que apoyarlos en eso, incluso si es difícil, porque tal vez sea necesario”. 

Un nuevo rostro en la trastienda 

Uno de los puntos que más asombró en el final de temporada de Lucifer fue la llegada de su hija adulta. Rory Decker Morningstar se convirtió en un punto importante de la temporada. Y uno que solo fue posible de desarrollar cuando los escritores del programa tomaron la decisión de experimentar. Por supuesto, el gran experimento fue crear un viaje en el tiempo.

En una época de la cultura pop en que Disney acaparó la atención con un programa dedicado exclusivamente a los viajes en el tiempo, se trató de un reto. Y así lo afrontaron. Pero mientras trataban de decidir cómo crear una teoría creíble sobre el tema, comprendieron que en realidad Lucifer no necesitaba reglas para el viaje temporal. 

Según Henderson, la decisión llegó al dejar claro que Lucifer es un show sobre sus personajes. Por lo que el viaje en el tiempo se basó en esa premisa. Así que tomaron la decisión de crear un viaje temporal que explorara las emociones, antes que la física

“Rory tuvo una gran madre. Ella creció y se convirtió en una gran niña, y queríamos poder ilustrar eso y hablar sobre ello. Suponíamos que Rory querría volver y confrontar a Lucifer” ,explicó el escritor. La sorpresiva trama, que dejaba en el misterio por qué Lucifer había sido un padre ausente, se convirtió en el nudo de temporada.

Pero también, en la forma en que el programa logró mostrar un crecimiento total tanto en Lucifer como en Chloe. Una jugada arriesgada que convirtió a la última temporada del programa en una emocionante mirada a la mitología de sus personajes.