Apple TV+ estrena este viernes la que es hasta la fecha su serie más ambiciosa. Fundación (Foundation) tiene ante sí el enorme reto de ser la primera adaptación de la inmensa saga literaria de Isaac Asimov. Por ahora, su estreno ya supone una gran victoria, al conseguir ser la primera intentona de muchas que ha pasado de ser simplemente una idea de producción que pronto se reveló inasumible.

Con un reparto encabezado por (Mad MenChernobyl) quien dará vida a Hari Seldon, Lee Pace (Guardianes de la GalaxiaEl Hobbit), Laura Birn (Un paseo entre las lápidas) o la joven española Lou Llobel, la adaptación de Apple llega tras un anuncio realizado hace ya tres años y como una apuesta casi personal por parte del showrunner, escritor y director David S. Goyer, quien ha revelado que le une desde niño una conexión especial con las novelas.

Pero, ¿cómo la que se valora como la saga más importante de la ciencia-ficción no había tenido una adaptación, aunque fuera menor, o mala, hasta ahora? La respuesta es similar a la de otros grandes tótems del género, como Dune, que ahora ha llegado a la gran pantalla tras varios intentos que derraparon: la inadaptabilidad casi intrínseca de unos relatos que abren unos universos que parecen ser solo trasladables del papel a la imaginación.

Una saga cósmica con dimensiones también cósmicas

Apple TV+ y Goyer han asumido el reto en una serie que parece que en su primera temporada irá muy poco a poco, mostrándonos apenas un puñado de páginas de la saga.

Goyer ya ha avanzado que la serie tendrá varias licencias que cuenta con el visto bueno de la familia de Asimov

Es una adaptación más de 70 años después de que Asimov la creara. El público para el que escribía en un entorno posterior a la Segunda Guerra Mundial no es el que existe hoy en día. Afortunadamente, los familiares de Asimov lo aceptaron plenamente. Dijeron que el propio Asimov lo habría aceptado. Es imposible hacer una adaptación línea por línea”, dijo Goyer en una entrevista.

Un cuidado sumo con varias licencias ya avisadas por los creadores que habrá que ver cómo aterrizan. Veamos cómo hemos llegado hasta aquí y por qué Fundación merece tanta pleitesía.

Y es que hay que entender lo colosal de la saga, no solo en dimensión, sino en las ideas que plantea y los saltos temporales que recorre.

Los primeros relatos que compondrían el primer libro de Fundación fueron escritos por Isaac Asimov a la edad de 23 años, en la revista Astounding Magazine desde 1942. Aquellos primeros relatos dieron lugar a libros Fundación (1951), Fundación e Imperio (1952) y Segunda Fundación (1953), la trilogía original.

Asimov comenzó a escribir los relatos de Fundación con 23 años y el último título se publicó de forma póstuma

Aquella trilogía ganó el premio Hugo como la mejor serie de todos los tiempos. Ahí es nada. Durante la década de los 80 Asimov echó más letras a la historia con Los límites de la Fundación (1982), Fundación y Tierra (1986), la precuela Preludio a la Fundación (1988) y, finalmente, Hacia la Fundación (1993) otra precuela que ya se publicó con Asimov fallecido. En estos libros se desvela que existe una conexión con su otra gran obra, la Saga de los Robots.

Y un legado que va mucho más allá de la ciencia-ficción

Fastcompany.net

En la trilogía original, Hari Seldon, matemático y psicólogo, desarrolla la ciencia de la psicohistoria, que es “un modelo predictivo diseñado para prever el comportamiento de poblaciones muy grandes”. Utiliza las matemáticas para prever amplias tendencias históricas, y Seldon predice el colapso del Imperio Galáctico con un consiguiente período de barbarie que durará 30.000 años, a menos que se acepte al plan de Seldon, que implica la creación de una Fundación que actúe como depósito de conocimientos cruciales para la conservación de la civilización.

En ese caso, la Edad Oscura podría durar apenas 1.000 años y la Fundación podría reconstruir las cenizas de lo que quede más rápido. Gaal Dornick (personaje que pasa a ser femenino en la serie y es interpretado por Llobell), un joven matemático superdotado y posiblemente la única persona de la galaxia capaz de comprender plenamente el trabajo de Seldon, es crucial para su plan. Al Imperio Galáctico, que ha perdurado durante milenios, no le entusiasma la predicción de Seldon y él y la Fundación son desterrados del planeta de Trantor, la capital del Imperio, a Terminus, un planeta casi inhóspito a años luz de distancia.

Se cree que Bin Laden pudo inspirarse en Fundación al crear Al-Qaeda

Por el camino, numerosos saltos temporales y de personajes y puntos de vista nos van contando cómo las predicciones estadística (¿o profecías?) de Seldon se van cumpliendo o no.

El punto de vista de la ciencia casi como una religión que se debe creer a pies juntillas, y el enorme mundo creado por Asimov desde el optimismo de que, a pesar de todo el colapso que se prevé, el ser humano ha conseguido dominar la Galaxia, está presente en historias referenciales como DuneStar Trek, y también en menor medida en Star Wars. Sin Fundación la ciencia-ficción no sería lo que es hoy.

Pero su influencia ha sido tal que también ha inspirado al lado oscuro. La secta japonesa Aum Shinrikyo, responsable del atentado terrorista de 1995 en el metro de Tokio que se cobró 13 vidas, creía que iba a reconstruir el mundo después de un apocalipsis venidero con una comunidad de científicos inspirada en la Fundación de Hari Seldon. Incluso se ha especulado que Osama bin Laden leyó los libros -al-Qaeda puede traducirse como “Fundación”- y que pudo inspirarse en ellos para crear su visión de una especie de colapso necesario. Sin embargo, la gran mayoría de los lectores ha entendido que el mensaje de Asimov es, en última instancia, de esperanza sobre el futuro de la humanidad.

Los intentos por adaptar Fundación que fracasaron

Eso sí, lo que es evidente es que extraño que una historia tan potente nunca se haya conseguido llevar hasta ahora ni a la pequeña ni a la gran pantalla. Pero es que el reto es colosal.

Goyer ha dicho que planteó a Apple la serie como “una partida de ajedrez entre Seldon y el Imperio que dura 1.000 años”, dando a entender que se lo tomará con calma. Es posible, de hecho, que esta primera temporada apenas supongan como digamos una pocas páginas del primer libro. El creador ha llegado a decir que aspira a contar con 80 capítulos en varias temporadas, similar a los 73 que se llegó a extender Juego de Tronos.

La historia de los otros intentos por llevar Fundación a la pantalla da para casi otra serie en sí misma.

En 1998, New Line Cinema intentó por primera vez convertir la trilogía original de la Fundación en una serie de películas. El proyecto no llegó a materializarse y fue retomado en 2008, primero por Warner Bros. y luego por Columbia Pictures en 2009.

New Line Cinema o HBO ya intentaron antes llevarla a la pantalla sin éxito

Más tarde, en 2014, HBO adquirió los derechos de la serie tras un accidentado periplo de producción y se dijo que Jonathan Nolan iba a dirigirla. Pero también fracasó.

Después de tantos intentos, parecía un proyecto negado por todos los productores. Pero en 2017, la potencial franquicia vio otra luz de esperanza cuando se informó de que Skydance Television estaba desarrollando la adaptación con Davis S Goyer y Josh Friedman como guionistas principales.

Fue en 2018, sin embargo, cuando se anunció que Apple había comprado los derechos de la serie de televisión y del mismo proyecto, continuando la producción con los mismos showrunners al frente. Friedman acabó abandonando la producción, pero Apple incorporó a Robyn Asimov, la hija del fallecido autor, como productora ejecutiva, y la serie recibió luz verde para una primera temporada compuesta por diez episodios, que son los que ya podemos disfrutar.