Las filtraciones de nuevos productos, servicios, o cuestiones cotidianas de las empresas de tecnología más importantes del mundo se han convertido en un fetiche. Algunas son más noticiosas que otras y no todas tienen el mismo nivel de sustento, claro está. El "valor" de los leaks también cambia según a qué compañías se relacionan, y eso es innegable. El caso de Apple es el más notorio, sin lugar a dudas.

Apple odia las filtraciones, y tiene sus motivos. Desde el famoso caso del iPhone 4, los leaks relacionados a supuestos nuevos productos y servicios de la firma de Cupertino son permanentes. Eso no significa que todo lo que se publica termina siendo verídico; como muestra de ello es suficiente ver lo que ocurrió recientemente en el evento California Streaming con el Apple Watch con bordes planos, que nunca apareció. O con los Macbook Pro con chip M1X que supuestamente se darían a conocer en la WWDC del pasado junio.

Sin embargo, esta vez estamos frente a un caso aún más absurdo, porque se ha filtrado un e-mail interno en el que Tim Cook advierte a sus empleados que Apple trabaja para identificar a los autores de las recientes filtraciones. El mensaje del CEO de la firma californiana se da días después de la publicación de informes periodísticos basados en información que surgió de una reciente reunión dentro de la compañía.

La frustración del CEO de Apple no detiene las filtraciones

Según Tim Cook, los empleados que filtran información no merecen formar parte de la empresa. Irónicamente, las palabras del ejecutivo parecen no disuadir a quienes se dedican a llevar información clasificada puertas hacia afuera de las instalaciones de Apple. Este es el fragmento más destacado de la nota, que se publicó completa en The Verge:

Les escribo hoy porque escuché que muchos de ustedes se sintieron increíblemente frustrados al ver que el contenido de la reunión se filtraba a los periodistas. Esto se produce después de un lanzamiento de productos en el que la mayoría de los detalles de nuestros anuncios también se filtraron a la prensa.

Quiero que sepan que comparto su frustración. Estas oportunidades para conectarse como equipo son realmente importantes. Pero solo funcionan si podemos confiar en que el contenido permanecerá dentro de Apple. Les aseguro que estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para identificar a quienes filtran. Como saben, no toleramos la divulgación de información confidencial, sea la propiedad intelectual de un producto o detalles de una reunión confidencial. Sabemos que los filtradores constituyen un pequeño número de personas. También sabemos que las personas que filtran información confidencial no pertenecen aquí.

Tim Cook, CEO de Apple

Se sabe que a Apple no le tiembla el pulso para tomar decisiones drásticas en su intento de frenar las filtraciones. Muchas de ellas no han estado libres de polémicas, por supuesto. Ya veremos qué hacen ahora los de Cupertino. En primera instancia, el e-mail conciliador de Tim Cook no parece haber dado buenos resultados.