Hecha la ley, hecha la trampa. En época de pandemia, lo vimos primero con la venta ilícita de mascarillas y de material sanitario. Luego con medicamentos supuestamente efectivos contra el coronavirus; y la venta de supuestas vacunas por la dark web. Ahora le toca el turno al pasaporte covid. Desde hace meses, los países tanto europeos como de otros continentes han empezado a pedir la cartilla de vacunación del coronavirus como requisito para poder entrar en el país. Eso, o una prueba negativa de PCR o antígenos. Pero los delincuentes ya han empezado a mover ficha y los certificados falsos han aumentado con la llegada del verano.

El certificado verde digital es la prueba que necesitan los gobiernos para demostrar que una persona ha sido vacunada. A pesar de que el ritmo de vacunación es constante y cada día se vacunan miles de personas, todavía queda bastante por hacer. Y hay gente que no está dispuesta a esperar a completar su cartilla de vacunación. Un informe de Check Point Research alertaba del aumento de los anuncios de certificados falsos, la mayoría a través de la dark web. Específicamente, de grupos de la dark web que tienen entre 70.000 y 500.000 miembros.

Los precios oscilan entre los 100 y los 150 euros; en su mayoría son pasaportes covid de países como Holanda, Suiza o Grecia. Concretamente de los que todavía permiten que el certificado se muestre en papel además o en lugar del código QR. Eusebio Nieva, director técnico de Check Point Software para España y Portugal, explicó a Hipertextual que es mucho más difícil falsificar un código QR como el que piden en la mayoría de países europeos. "Si vienes de un país europeo no tienes más remedio que enseñar ese certificado común. Pero puedes decir que has estado en Canadá o en Rusia, que te han vacunado allí y enseñas el certificado en papel".

Nieva alertó que uno de los problemas principales que facilitan la venta de pasaportes covid falsos es que muchos países no se han puesto de acuerdo en un documento común. "La heterogeneidad de los documentos y formas de mostrarlo es un beneficio para los malhechores que al final lo que buscan es crear certificados que parezcan reales", indicó. Y en muchos casos lo consiguen. Las investigaciones de los expertos de Checkpoint Research arrojaron que muchos de los delincuentes que venden los pasaportes covid por la dark web han vendido antes documentación falsa, como pasaportes o carnets de conducir. "No son aficionados", advirtió.

Pasaportes covid falsos, también en Telegram

Los grupos de la dark web son el espacio perfecto para comprar pasaportes covid falsos. Antes lo era también los marketplaces, hasta que un hackeo lo puso todo patas arriba. Checkpoint Research explicó en su informe que uno de los sitios que comercializaba con vacunas, cartillas de vacunación, pruebas PCR y certificados covid fue víctima de un hackeo. Como consecuencia, la comunicación con los vendedores se pasó a los chats de la dark web. También a canales de Telegram.

Hipertextual ha encontrado uno de los canales en los que se venden pasaportes covid.

Por un precio de 250 euros, los creadores del canal ofrecen el código QR conforme la persona que solicite el certificado falso ha sido vacunada contra el coronavirus, se haya recuperado de la enfermedad o haya dado negativo en una prueba de PCR. A todas luces, el grupo podría ser un timo, como ya ha ocurrido anteriormente con los anuncios de vacunas contra el coronavirus que nunca llegaron a sus compradores.

En primer lugar, no es un canal multitudinario (hasta la fecha de publicación de este artículo tiene 45 suscriptores) y afirman que el certificado verde formará parte de la base de datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). Eusebio Nieva aclaró en entrevista que cada país tiene su base de datos, la cual posteriormente se sincroniza con la de la ECDC. "Si una base de datos de un país fuera vulnerable se podría añadir un certificado falso. Porque si una base está mal protegida, se multiplica el riesgo". Sin embargo, Nieva añadió que por el momento no hay ninguna señal fiable de que una de estas bases de datos haya sido vulnerada.

A pesar de que el canal de Telegram puede ser falso, el director técnico de Check Point Software para España y Portugal alertó de la necesidad de que se verifique siempre la identidad de la persona que cuenta con un código QR. "Tiene que haber un procedimiento para que se compruebe que los datos del código QR coinciden con los de la persona que lo presenta", dijo.

Donde hay oferta, hay demanda

Por ahora, la venta de pasaportes covid falsos no es un motivo de alarma en la Unión Europea, ni en España, uno de los países con mayor ritmo de vacunación en la eurozona. Sin embargo, es un hecho que donde antes había un vendedor ahora hay 500. "Eso quiere decir que hay negocio, que hay demanda y que hay gente que lo está usando. Ese es el indicador", advirtió Nieva.

En muchos casos es difícil distinguir un documento de PCR falso de uno verdadero

No solo son vendedores de certificados y cartillas de vacunación, también de pruebas negativas PCR. En este caso, el peligro puede ser mayor porque son documentos más fáciles de falsificar. Al final, se trata de un papel de un laboratorio que en la mayoría de los casos se puede replicar. Checkpoint Research confirmó que en muchas ocasiones es difícil reconocer un documento de PCR falso de uno verdadero. Sobre todo si procede de un país extranjero.

El modus operandi para vender test PCR falsos es el mismo en todos los casos (chats de la dark web o grupos de Telegram). A pesar de que todavía no hay una alerta por estas falsificaciones, las consecuencias pueden ser graves. Es importante tener en cuenta que una persona que compra un certificado covid falso, adquiere una cartilla de vacunación falsa, o una prueba PCR lo hace porque se siente desesperado. Puede ser porque haya dado positivo en coronavirus en el test, por lo que decide comprarse otra prueba falsa que certifique un negativo. Si consigue viajar con ese documento, puede ser un foco de contagio para el resto.

Un paso atrás en el pasaporte covid, también en la lucha contra el coronavirus

Photo by Anna Shvets on Pexels.com

Puede que no sea motivo de alarma mundial. Sobre todo porque es difícil determinar cuántas personas han comprado un pasaporte covid o certificado verde digital falso. En todos los casos, el pago se hace a través de Bitcoin u otras criptomonedas. Es imposible saber quién está detrás de las cuentas con las que pagan, ni siquiera de qué país provienen, pero sí hay indicadores que preocupan. Como el que apuntaba Eusebio Nieva sobre el aumento de personas que venden estos productos covid.

Desde Checkpoint Research piden que los gobiernos sean más conscientes de este problema y hagan todo lo posible para evitarlo. La lucha contra el coronavirus ha dominado una gran parte de nuestra vida desde el año pasado y la vacunación es la gran esperanza para poder tener de nuevo una parte de nuestra vida de antes de la pandemia.

Cualquier cosa que puede ponerlo en peligro puede ser un paso atrás. El "pasaporte a la libertad" es lo que queremos todos, sobre todo para estas vacaciones de verano. El problema es que algunas personas están dispuestas a hacer todo lo que esté en su mano para conseguirlo. Hasta cruzar la línea de la legalidad.

México no se libra

Los casos de venta de pasaportes covid falsos no tiene fronteras. En algunos países de América Latina como México, las autoridades no solo han advertido del peligro de esas prácticas, también de las consecuencias legales.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México se hizo eco de algunas noticias de medios locales informaron que en el Centro Histórico de la capital mexicana se ofrecían certificados de vacunación falsos. En estos casos, la trama fue más allá de la dark web y llegó a las calles.

La SSC advirtió que quienes compren o expiden este documento falso podrían ser juzgados por un delito que puede suponer de 3 a 6 años de cárcel y de cien a mil día de multa tratándose de documentos públicos.

Las personas que pueden estar interesadas en comprar una cartilla de vacunación falsa no lo hacen solamente por no querer vacunarse. También porque, incluso estando vacunados, es posible que no puedan entrar a la Unión Europea. Mientras que la Agencia Europea de Medicina ha aprobado las vacunas de Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson, muchos mexicanos se han vacunado con otras como Sinovac o CanSino.

Por lo tanto, al no estar vacunados con una de las vacunas aprobadas por la UE, pueden tener complicaciones para entrar en territorio europeo. El pasaporte covid falso puede proporcionar, en este caso, la garantía de que una persona pueda viajar a Europa si certifica que esa persona se ha vacunado, por ejemplo, con Pfizer.