Todo hacía prever que a finales de mayo llegarían, por fin, las pruebas de autodiagnóstico para el coronavirus a las farmacias españolas. Sin embargo, han tardado más de la cuenta y previsiblemente hasta este jueves, 22 de julio, no se podrán comprar. Primero tiene que aparecer la orden en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes de ponerse oficialmente a la venta.

El precio de la prueba de autodiagnóstico todavía no es final, pero las farmacias calculan que uno suelto cuesta entre 12 y 15 euros; pero también los venderán en packs de cinco, a unos 35 euros. Esto podría cambiar si el BOE decide fijar el precio por debajo del de adquisición, como sucedió con las mascarillas. En caso de contacto estrecho, lo ideal es comprar varios test y hacerse pruebas cada tres o cinco días para asegurarnos de que no nos hemos contagiado de COVID-19. Pero ¿cómo se usan estas pruebas de diagnóstico del coronavirus? ¿Es diferente a las PCR o los test de antígenos que ya conocemos?

Después de casi año y medio de pandemia, todos tenemos claro cómo se extraen las muestras en las PCR y los test de antígenos. Pero volvamos sobre ello. El personal sanitario utiliza un hisopo (palito) que puede meter a través de la nariz o la garganta y extraer, de esta manera, una muestra nasofaríngea u orofaríngea. Después se analizan para ver si tenemos el virus. La PCR lleva más tiempo de procesado porque tiene que pasar por el laboratorio mientras que los test de antígenos, como mucho, en 15 minutos tienes los resultados.

Prueba de autodiagnóstico de coronavirus

Para las PCR o los test de antígenos tenía que ser el personal sanitario quien recogiera la muestra; con la prueba de autodiagnóstico que se venderá en breve en farmacias ya no hace falta

Ahora bien, todos sabemos que es muy importante que las muestras de PCR y test de antígenos las recoja el personal sanitario, ¿por qué ahora no será necesario? La respuesta es que con las pruebas de autodiagnóstico se ha buscado que no sea necesario meter el hisopo hasta el final de la nariz. Esto facilita mucho la recogida de muestras por nosotros mismos; ya que si nos tuviéramos que extraer una muestra nasofaríngea probablemente intentaríamos ser indulgentes con nosotros mismos y evitar las molestias que ocasiona. Sin embargo, con estas pruebas de autodiagnóstico con solo recoger muestras de las fosas nasales ya es suficiente para encontrar al virus. Pero veamos cómo se prepara y se utiliza todo.

D. Pozo

Contenido de la caja e inicio del test de diagnóstico

Lo primero es sacarlo todo de la caja. En las cajas tienen que venir: un hisopo, un vasito, un líquido y la prueba de diagnóstico. También las instrucciones de uso y un certificado de la Unión Europea. El test está distribuido por la farmacéutica Cinfa. El siguiente paso es usar la caja del propio test como apoyo para el vaso, ya que viene con un agujero para ponerlo y que este no se nos derrame. Una vez esté en su sitio, se coloca el líquido dentro.

Tras esto, ahora tenemos que sacar el hisopo del plástico, con muchísimo cuidado. No debemos tocar la parte superior del hisopo para evitar que se contamine la muestra. Por eso lo agarraremos siempre por el extremo inferior, más fino, incluso para sacarlo. Una vez esté fuera, tenemos que pasar el hisopo por la nariz. Primero una fosa nasal, de forma suave, pero después hay que rascar un poco más arriba dentro de la cavidad nasal, aunque sin llegar al fondo. De esta manera nos aseguraremos que la muestra está bien cogida. Después hay que hacer lo mismo con la otra fosa nasal. Puede molestar un poco o darnos la sensación de que vamos a estornudar porque la nariz es un lugar sensible ante ciertos estímulos, como el hisopo moviéndose dentro. Pero no hace daño.

Después de esto hay que meter el hisopo en el líquido y dar unas cinco o seis vueltas. Tras esto, se escurre y se vuelve a meter. Debe estar un minuto de reloj en el líquido. Una vez trascurrido el tiempo, se escurre y se vuelve a sacar. Se cierra el vasito y se prepara el test de autodiagnóstico, que es como una prueba de embarazo.

¿Positivo o negativo?

La línea de control aparece tras echar cuatro o cinco gotas del líquido e indica que la prueba de autodiagnóstico funciona adecuadamente

Cuando el test de autodiagnóstico esté desenvuelto debemos echar unas cuatro o cinco gotitas del líquido en él y esperar a que aparezca la primera línea. Esta línea es la de control (C) e indica que el test funciona adecuadamente. Hay que esperar unos quince minutos para que aparezca la segunda línea. Si aparece, es positivo. Si no aparece, negativo. En este caso aparece solo la barra de control marcada tras 15 minutos de espera, por lo tanto no hay contagio.

En el caso de que una de las pruebas dé positivo hay que avisar cuanto antes al centro de salud para que nos digan cómo corresponde actuar.

Las pruebas de autodiagnóstico del coronavirus llegaron muy pronto a las farmacias, pero han tenido que esperar un par de meses hasta que se han puesto a la venta. Esta, si se usa con cuidado, es una buena herramienta mientras nos vacunamos para luchar contra la variante delta del coronavirus.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.