El youtuber y crítico Chris Stuckmann parece haber conseguido su sueño. Según Deadline, dirigirá y producirá una película de terror para Paper Street Pictures, titulada Shelby Oaks. La historia del futuro largometraje sobre un grupo de investigadores paranormales desaparecidos es el tercer film de la estrella de redes sociales, pero el primero en la meca del cine. Ya en 2003 dirigió y escribió Phenomenon y el 2005, The Woods. Ambos proyectos enfocados al mundo de YouTube fueron producciones ingeniosas con recursos mínimos que terminaron por interesar al mundo Hollywoodense. 

El venidero proyecto es también una de las tantas producciones que parecen mezclar el mundo de las redes sociales con el cine. Después del éxito de Zola, de Janicza Bravo, Hollywood parece interesado en explorar un terreno fértil. Uno en el que además hay una gran cantidad de nuevas propuestas originales.

La venidera película del youtuber Stuckmann parece la combinación de ambas cosas. Se basará en un equipo de investigación paranormal ficticio conocidos como The Paranormal Paranoids, especialmente popular durante los años 2000. Por supuesto, se trata además de un juego de metaficción, en el que la historia de los investigadores se entremezcla con la especulación y la realidad. Por extraño que parezca, el fenómeno tiene un auge y solidez propia, tanto como para llamar la atención de las productoras. 

Durante los últimos meses, el fenómeno de The Paranormal Paranoids reverdeció su popularidad en redes, lo que abrió un amplio debate en foros y redes. Tanto como para que se multiplicaran de manera exponencial los videos sobre explicaciones sobre la realidad de las investigaciones. Pero en especial, gran parte del material y debates están enfocados en el hecho de la posibilidad que algo de lo mostrado sea real.

Cualquiera que sea la explicación, el auge de interés alrededor de The Paranormal Paranoids aumentó, tanto como para crear un moderado fenómeno viral. Especialmente después de que la serie de videos mostraran el supuesto secuestro de uno de los miembro del grupo. La confusa combinación entre realidad y fantasía es tan intrigante que llamó la atención de la productora Paper Street.

La productora decidió entonces que el youtuber Stuckmann, que tiene cerca de 2 millones de suscriptores de YouTube, fuera la cabeza visible del proyecto. Se trata de un movimiento audaz y de considerable interés para futuras producciones semejantes.

Del mundo de los youtubers al cine

Hace unas semanas, Zola de Janicza Bravo se convirtía en la nueva sensación de la productora A24. Basada en un hilo de 150 Tweets de Aziah King, llevó a la pantalla una de las historias más sorprendentes de la red social. En el 2015, King contó tweet a tweet un caótico viaje a Florida (EE.UU.) junto a una stripper. La narración se extendió por días enteros y cautivó la atención de internet a niveles de fenómeno.

Su adaptación fue estrenada con moderado éxito en el festival de Cannes del 2020. Pero fue con su estreno posterior en la que alcanzó categoría de éxito comercial. Zola es, de hecho, toda una sorpresa en especial por la forma en que la adaptación capitalizó el éxito del hilo ahora borrado y lo convirtió en un buen espectáculo cinematográfico. 

Similar al caso del youtuber Stuckmann, David F. Sandberg pasó de dirigir un corto viral en YouTube a convertirse en un prometedor director en Hollywood. El director de Shazam! comenzó su andadura por el mundo del espectáculo con Lights Out (2013), un experimento visual del género de terror.

Convertido en un éxito considerable en redes y en la plataforma de videos, Sandberg terminó por dirigir la versión cinematográfica. Poco después, fue escogido para dirigir la adaptación del héroe de DC. Todo gracias al triunfo de un proyecto menor y eficaz sostenido en redes sociales. 

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.