– Ene 29, 2020, 20:22 (CET)

La historia de cómo un hilo de Twitter se convirtió en una película sorprendente

Bienvenidos a la época en que los hilos de Twitter pueden convertirse en grandes películas: Zola, de la directora Janicza Bravo, demuestra que una narración experimental en la red social puede ser el argumento convincente de una obra cinematográfica. ¿Llegó un nuevo estilo de hacer cine? Hagamos un repaso sobre uno de los fenómenos más curiosos del Festival Sundance 2020.

Que las redes sociales han cambiado las formas en que nos relacionamos y comprendemos la comunicación nadie lo duda. Pero la gran pregunta ahora mismo es si también podrán transformar el mundo de artes de una forma significativa, convirtiéndose en fenómenos independientes que influyan y construyan una nueva manera de comprender el arte, el cine y la historia. La respuesta parece ser que sí: en Sundance se acaba de estrenar la que es quizás la primera película cuyo argumento se basa en un hilo de Twitter. El film Zola de Janicza Bravo, acaba de sorprender a la audiencia al adaptar con éxito una historia nativa de la red social para la pantalla grande.

Hagamos un poco de contexto: en 2015, el usuario de Twitter con apenas medio centenar de seguidores llamado @AziahKing, escribió un hilo que comenzó con la curiosa invitación a seguir una historia de “suspenso”, que anunció además que “sería un poco larga”. Al final, el user se dedicó a narrar el supuesto viaje de una Stripper de Florida a lo largo de EE.UU. que involucraba asesinatos, persecuciones automovilisticas, algunos cuantos delitos e incluso un intento de suicidio. Todo en un hilo de Twitter, que además incluía descripciones detalladas de todo tipo de situaciones delirantes.

De inmediato, el HT #TheStory se convirtió en un éxito sin precedentes: la historia contada en 148 tweets asombró y desconcertó a buena parte de la red social, que siguió con obsesiva atención las aventuras de su autora, en recorrido frenético y exuberante que deslumbró a buena parte de los usuarios.

La saga marcó tendencia en todo el mundo y celebridades como Missy Elliot, Keke Palmer, Solange Knowles se unieron a las multitudes en línea que seguían la cada vez más caótica travesía de AziahKing. “Drama, humor, acción, suspenso, desarrollo de personajes”, escribió Ava DuVernay, directora de Selma, que insistió en analizar la narración desde su amplio filón cinematográfico. Poco después, el fenómeno desbordó Twitter y se convirtió en algo mucho más amplio: hubo disfraces de Halloween de Zola, un corto cómics web de basado en el hilo e, incluso, el trailer de un esforzado fan que trató de resumir el fenómeno con una apariencia cinematográfica. Para diciembre de 2015, Zola se había convertido en una curiosa celebridad en redes y también en una demostración que una buena historia puede trascender las limitaciones de las plataformas virtuales.

Para el año siguiente, la revista Rolling Stone logró comprobar que mucho de lo narrado en el hilo no solamente era cierto, sino además había sucedido en el orden en que había sido narrado en Twitter. En un exhaustivo artículo, logró confirmar cada punto del hilo y desmentir las partes más elaboradas y dramáticas. Pero al final, resultó que la historia de Zola, que recorrió Norteamérica mientras narraba su extravagante, era en gran parte cierta.

Ahora, el épico hilo de Twitter llegó al Festival de Cine de Sundance convertido en una de las películas con mayor impacto en la audiencia de Utah y sobre todo en posibles distribuidores, que están asombrados de la asombrosa repercusión de un producto basado casi por completo en una narración adaptada de un puñado de Tweets.

Dirigida por Janicza Bravo, es una dramatización elegante sobre #TheStory pero también, un argumento a toda regla, que ha sorprendido a la audiencia por su solidez y sobre todo, su ágil narración. Con un reparto entusiasta y una puesta en escena rápida y visualmente experimental, The Verge asegura que Zola se ha convertido en la sensación del Festival sino en la demostración fehaciente de la influencia de las redes sociales en la cultura pop actual y su poder para comunicar historias.

Zola, del mundo virtual a la pantalla grande

La película es una combinación de comedia negra, suspenso y un accidentado Road trip que, además, transforma los mejores momentos del hilo en un argumento inteligente que juega de manera acertada con las circunstancias que hicieron famoso la historia de Twitter. Considerada una combinación de Hustlers (Lorene Scafaria) y Spring Breakers (Harmony Korine), la película es una mezcla explosiva entre un extrañísimo recorrido por todo tipo de situaciones extravagantes, narradas a través de una vitalidad asombrosa, que a juicio de los críticos hace justicia no sOlo al fenómeno alrededor de #TheStory, sino también a la cualidad inclasificable del entusiasmo que despertó la historia original.

Más allá de eso, la película logra captar el hecho de su cualidad como producto basado en un tipo de narración esencialmente contemporáneo y ya se comenta que su mayor logro, es demostrar que la masificación de la comunicación y la democratización de los medios de narración, pueden crear experiencias creativas por completo nuevas.

Con su tono inteligente, irónico y rápido, la película es una traducción del lenguaje utilizado por la autora original en Twitter, que abarcó y reformuló una buena cantidad de estereotipos sobre la identidad de las trabajadores sexuales y además usó la plataforma para recrear una historia narrada desde la sensación extraordinaria que todo ocurría en tiempo real y que el lector era capaz de interactuar no sólo con sus protagonistas, sino también, con el resto de quienes seguían la historia en simultáneo. Al final el fenómeno de Zola y #TheStory demostró que las nuevas plataformas de información y difusión de información son lo suficientemente poderosas para crear una experiencia artística inédita y con una identidad por completo novedosa.

Por supuesto, según quienes han tenido la oportunidad de ver la propuesta de Zola en la pantalla grande, lo mejor es ver al elenco literalmente traducir el hilo de Twitter en una cuidadosa e inteligente recreación de la historia. Janicza Bravo logró convertir la concepción de la forma de comunicación moderna (emojis, mensajes de textos y por supuesto Tweets) ya no en un efecto llamativo dentro del argumento, sino en parte integral de la forma de narrar la historia en pantalla.

Zola será estrenada en EE.UU. durante el verano gracias a A24 y ya se confirmó que Sony compró los derechos para la distribución internacional, por lo que es muy probable que antes de final de año el éxito en redes de #TheStory se traduzca en toda una revolución en la pantalla grande.