Ayer, 20 de julio, Blue Origin hacía historia con el primer viaje espacial turístico. La New Shepard, con el fundador de Amazon Jeff Bezos a bordo, lograba alcanzar una altitud de 100km sobre la superficie del mar. El viaje, que duró no más de 1o minutos, ponía la primera piedra para la industria del turismo espacial más allá del ecosistema de los multimillonarios propietarios de compañías espaciales.

Terminada la misión con éxito, la realidad es que el mundo esperaba ver las primeras imágenes de Bezos –junto al resto de la tripulación– y escuchar sus primeras palabras. De esta manera, el fundador de Amazon salía el primero de la cápsula espacial calado con un gorro de cowboy al estilo de un viajero interestelar made in USA. Era la guinda para la gran campaña de marketing que se había creado en torno a Blue Origin y que, además, se jactaba de haber superado en altura al vuelo de Virgin Galactic con Richard Brandson a bordo.

Tras la celebración con champagne en pleno desierto, punto elegido para el aterrizaje de la New Shepard, llegaron las entrevistas. Y Bezos, como no podía ser de otra forma, fue más Bezos que nunca.

"Quiero agradecer a todos los empleados de Amazon, ya todos los clientes de Amazon, porque ustedes pagaron por todo esto", agradecía. Una frase literal lista para llegar al mundo. Y sí, seguía con su gorro de cowboy.

Jeff Bezos, con la sombra de la crítica laboral a cuestas

Y pese a que la opinión popular ha puesto el grito en el cielo por tamaño comentario, Bezos nunca ha ocultado la realidad de sus objetivos. En varias entrevistas y publicaciones, el empresario siempre puso a Amazon como la plataforma de despegue –financiero en este caso– para los objetivos de Blue Origin. Empresa fundada en 2002 y que se ha visto beneficiada de los grandes éxitos del e-commerce más poderoso. Y no solo la compañía espacial; después de todo, Bezos es uno de los hombres más ricos del planeta.

Sin embargo, los comentarios de Jeff Bezos no caen del todo bien en algunos sacos. Amazon es una de las compañías más poderosas del momento, con mayor crecimiento como consecuencia de la pandemia, pero también una de las más criticadas. Considerada la destructora de los comercios locales y pequeños vendedores por sus comisiones abusivas y precios a la baja, también lleva tiempo siendo criticada por las prácticas laborales abusivas en todas sus regiones.

En España con unos sindicados en pie de guerra por las condiciones de los empleados de planta. Y en Estados Unidos por las prácticas abusivas con los repartidores de la marca o con empleados obligados a orinar en botellas a fin de no perder tiempo en la cadena de producción. También, los casos de reviews falsas en la plataforma implicando la retirada de miles de productos chinos tras una investigación internacional. A todos, ellos, Bezos agradece su colaboración.