En la carrera de los vuelos comerciales al espacio, Blue Origin también quiere hacer historia y tiene todo listo para su primer viaje con tripulación. La compañía de Jeff Bezos, fundador y ahora exCEO de Amazon, recibió la habilitación de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) para el despegue del próximo 20 de julio.

De esta manera, Blue Origin ya cuenta con el visto bueno para que los viajeros a bordo de New Shepard traspasen la línea de Kármán, el límite entre la atmósfera de la Tierra y el espacio exterior. Para obtener el "ok" de las autoridades estadounidenses, la firma aeroespacial debió demostrar un óptimo funcionamiento de software y hardware durante un vuelo de prueba realizado en abril.

Así, el primer vuelo al espacio con tripulación de la empresa de Jeff Bezos ha sido confirmado para el próximo martes 20. El lanzamiento se realizará a las 8 de la mañana (CDT), desde una ubicación remota en el desierto al oeste de Texas. Blue Origin también anunció que no habrá áreas destinadas al público para ver el evento desde el lugar, pero sí se transmitirá globalmente vía streaming.

El primer vuelo tripulado de Blue Origin tendrá a Jeff Bezos y a una pionera de la aviación

Wally Funk viajará junto a Jeff Bezos en el primer vuelo espacial tripulado de Blue Origin

Jeff Bezos confirmó a principios de junio que sería parte de la tripulación en el primer vuelo al espacio de Blue Origin con ocupantes. Sin embargo, su rival Richard Branson lo venció al llegar al filo del espacio el pasado domingo, de la mano de Virgin Galactic.

Lógicamente, el fundador de Amazon no viajará solo. Junto a él estarán su hermano Mark y la piloto Wally Funk, de 82 años, quien fue pionera de la aviación en Estados Unidos y cumplirá su postergado sueño de llegar al espacio. Otros tres pasajeros completarán las butacas, entre ellos un comprador todavía anónimo quien pagó 28 millones de dólares por su ticket.

Se espera que New Shepard supere los 100 kilómetros de altura tras el despegue. El cohete se separará de la cápsula que transportará a los viajeros y retornará para un aterrizaje vertical. En tanto, el módulo suborbital permitirá a los pasajeros disfrutar una increíble vista de la Tierra y experimentar la ingravidez. Al momento del descenso, la cápsula de Blue Origin utilizará un sistema de triple paracaídas.

La contienda entre Blue Origin y Virgin Galactic promete varios roces en los próximos meses. La empresa aeroespacial de Jeff Bezos ha lanzado dardos a su competidora, en especial por la altura conseguida por la SpaceShipTwo. Argumentan que Richard Branson y compañía llegaron a una altura de 91,73 kilómetros, por lo cual técnicamente no habrían cruzado la línea de Kármán. Por ende, aseguran que realmente no llegaron al espacio.

Más allá de las disputas, los emprendimientos privados de turismo suborbital son un tema caliente por estos días y movilizan enormes cantidades de dinero. Así como los pasajeros de Virgin Galactic deben desembolsar US$ 250 mil por ticket, los interesados en viajar con Blue Origin tienen que pagar prácticamente el doble.