Richard Branson se ha convertido en la primera persona en ir al filo del espacio en una nave financiada con su propio dinero. Lo ha conseguido con la empresa que fundó, Virgin Galactic a bordo de la SpaceShipTwo, la nave que lleva dos décadas siendo perfeccionada para hacer vuelos comerciales de estas características.

Junto a Branson, viajaron Beth Moses, instructora de astronautas, y los ingenieros Colin Bennet y Sirisha Bandla, acompañados de los pilotos Dave Mackay y Michael Masucci. A las 9:15, hora local de Nuevo México, Estados Unidos, la SpaceShipTwo se desacopló de la WhiteKnightTwo a unos 50.000 pies (15 kilómetros) de altura, y se elevó hasta los 282700 pies, (86 kilómetros). La misión fue bautizada como Unity 22, y el objetivo es analizar la viabilidad comercial, confort y de este tipo de experiencias.

Virgin Galactic hace sus lanzamientos al espacio de forma distinta, en vez de despegar desde tierra, con uno o varios cohetes, la nave se acopla a un gran avión nodriza. Tras alcanzar la altitud necesaria, es liberada y enciende su motor de cohete.

El objetivo de Richard Branson es operar cinco de estas naves para el servicio privado de transporte de pasajeros. Virgin Galactic asegura que el objetivo es que cualquiera pueda experimentar ir al espacio. El vuelo tiene un precio de unos 250.000 dólares y dura una hora y media. Se podrá experimentar varios minutos de ingravidez y ver la curvatura de la Tierra.

Aunque el precio es descomunal, es una décima parte de lo que significaba viajar al espacio hace unos años. El primer turista espacial fue el multimillonario estadounidense Dennis Tito. Pagó unos 20 millones de dólares para ir a la Estación Espacial Internacional durante unos días, a bordo de una nave rusa Soyuz. Así pudo tener la experiencia de orbitar la Tierra a unos 400 kilómetros de altura.

Dicho eso, uno de los asientos reservados para la primera misión de Blue Origin, tuvo un precio de 28 millones de dólares, otorgado a un desconocido por medio de una subasta. El vuelo durará un total de 11 minutos. Eso es 2,4 millones de dólares por minuto o 42.424 dólares por segundo. La compañía otorgará la totalidad de la subasta a su fundación Club for the Future.

Virgin Galactic vs Blue Origin, en realidad, una competencia entre multimillonarios

Richard Branson consigue el hito de viajar al espacio en su propia compañía adelantándose a Jeff Bezos, fundador de Amazon, que pretende conseguir lo mismo con Blue Origin. Lo intentarán el próximo 20 de julio. De hecho la competencia entre ambos es despiadada.

En una entrevista le preguntaban al fundador de Virgin Galactic si su objetivo era adelantar a Bezos. Su respuesta, entre risas fue, "¿Jeff quien?". Poco después, en un comunicado, aseguraba que el espacio le pertenece a todos. Pero Blue Origin no se quedó atrás. Afirmaron, el pasado 9 de julio en sus redes sociales, que el 96% del planeta reconoce el comienzo del espacio a los 100 kilómetros y no a los 80. Se lo conoce como la línea de Karman. Dicho eso, lo superarán durante unos segundos, de acuerdo al plan de vuelo.