La carrera espacial hace tiempo que dejó a los astronautas "de toda la vida" a un lado para centrarse en las figuras de los multimillonarios. Ahora es turismo espacial. Elon Musk con SpaceX y Jeff Bezos con Blue Origin eran causa y consecuencia de todo el sector. Especialmente cuando el fundador de Amazon anunciaba que sería el primer civil millonario en viajar a bordo de su propia nave el próximo 20 de julio. Ahora ha sido adelantado por la derecha por el mismísimo Richard Branson.

El multimillonario británico, propietario del Grupo Virgin, acaba de anunciar que viajará a bordo del próximo lanzamiento de Virgin Galactic. Será, por decirlo de alguna manera, la carabina en una tripulación compuesta por dos pilotos y tres especialistas del sector. Branson será la parte millonaria de la ecuación y el tester definitivo que, según apuntan en su anuncio, "evaluará la experiencia de un astronauta privado". En el proceso se incluye no solo el vuelo en sí; Richard Branson tendrá que pasar por las pruebas y entrenamientos que Virgin exigirá a los futuros turistas espaciales. Así como llevar el traje corporativo de la misión.

La cuestión de la tripulación es una de las diferencias de mayor consistencia respecto a la misión de Blue Origin. Mientras Virgin solo llevará a Richard Branson como invitado especial, en la de Jeff Bezos también estará el hermano del creador de Amazon. Junto a ellos, el ganador del la subasta del boleto de 28 millones de dólares –del que aún se desconoce su identidad– y Wally Funk. La cuarta pasajera que conocimos hace unas horas. Con 83 años, Wally fue la primera graduada en 1961 para el programa de mujeres de la Mercury 13. La cancelación de su misión dejó a la piloto sin viajar al espacio, un sueño que cumplirá 50 años después.

Sin embargo, es el tema de la conquista espacial el centro de las misiones de Musk, Bezos y Branson. "Realmente creo que el espacio nos pertenece a todos", explicó el fundador de Virgin. O dicho de otro modo: se abre la veda para que las grandes compañías privadas inicien sus viajes de turismo espacial de forma oficial. Al menos para aquellos que puedan pagarlo.

En cualquier caso, la realidad es que el triunfo de Richard Branson es un puro capricho de agenda. La New Shepard de Blue Origin estaba planteada para el próximo 20 de julio, la de Virgin tenía la ventana de salida el 11 de julio a las 6 a.m hora de Pacífico. Si no hay cambios de agenda por problemas climatológicos –algo muy común en las últimas misiones– todo apunta a que Bezos perderá el trono.

Deja un comentario

Deja tu comentario