El futuro es hoy. La Unión Europea está trabajando en un monedero digital que permitirá a los ciudadanos almacenar documentos oficiales como el DNI o la licencia de conducir, administrar contraseñas y realizar pagos seguros utilizando su identificación digital. Se espera que esta solución esté completamente operativa en aproximadamente un año.

Según Financial Times, la Unión Europea presentará esta misma semana los detalles de la aplicación que estará disponible para los 27 países miembros. Con esta solución oficial, los ciudadanos podrán operar de manera segura en las páginas web de los gobiernos locales como así también en otros sitios de Internet.

Como se almacena información sensible, la seguridad es una de las principales preocupaciones, el monedero digital de la UE contará con diversos métodos de autenticación biométrica. Los ciudadanos podrán validar su identidad a través de sus huellas dactilares, el escaneo de retina y "otros métodos" que no han sido especificados.

El monedero digital de la Unión Europea intentará evitar prácticas comerciales indeseadas

Foto por Luis Villasmil en Unsplash

La UE también será estricta en cuanto a los datos que pueden acceder las empresas o entidades con las que se utilice el monedero digital. Para evitar cualquier actividad o promoción de productos no relacionada a la que quería ejecutar el usuario, se establecerá una "separación estructural". En otras palabras, las empresas no podrán acceder a tus datos para venderte otros productos o ejecutar campañas de publicidad.

En este último tiempo, cada país miembro ha estado creando sus propias propuestas de identificaciones electrónicas y demás. Sin embargo Bruselas está intentando que toda Europa funcione bajo la misma aplicación. Para ello, mantiene conservaciones con diferentes países para unificar los criterios técnicos que darán vida al mencionado monedero digital.

En cuanto al cuándo podríamos ver el monedero digital funcionando, el mencionado sitio indica que se espera que esté "completamente operativa" en aproximadamente un año.

Se espera que este sistema sea el paso previo a la identidad digital única en la que trabaja la Unión Europea. Esta iniciativa, que forma parte del Reglamento sobre Identificación Electrónica y Servicios de Confianza para las Transacciones Electrónicas (Reglamento eIDAS), busca impulsar el mercado europeo garantizando la seguridad de las operaciones.