Pensar hoy en Tesla sin la conducción de Elon Musk es casi imposible. Sin embargo, el propio CEO de Tesla le habría ofrecido su cargo a Herbert Diess, hoy a la cabeza del Grupo Volkswagen.

De acuerdo con una investigación de la edición alemana de Business Insider, el intento de Musk por contratar a Diess ocurrió en 2015. Por entonces, el austríaco acababa de dejar un alto cargo ejecutivo en BMW, compañía en la que se había desempeñado durante más de 15 años.

El reporte asegura, incluso, que Herbert Diess tuvo en sus manos el contrato para sumarse al fabricante de coches eléctricos. Sólo faltó su firma para convertirse en CEO de Tesla.

"Diess tenía un contrato de trabajo con los estadounidenses que estaba listo para ser firmado. Por consiguiente, Elon Musk quería cederle la gestión de Tesla. Un proceso espectacular que, hasta ahora, Diess dio a conocer a muy pocas personas en Volkswagen", indicaron.

Lo que esta historia no deja en claro es por qué Herbert Diess no tomó el rol como CEO de Tesla en reemplazo de Elon Musk. A pesar de desechar la propuesta y optar por su ingreso al Grupo Volkswagen en julio de 2015, el directivo mantuvo siempre una relación cordial con su par de Tesla. Incluso, Diess habría invertido personalmente en la compañía norteamericana.

Diess ha usado a Tesla como un ejemplo a seguir por Volkswagen

Herbert Diess y Elon Musk

Si bien no se convirtió en el CEO de Tesla a pesar del pedido de Elon Musk, Herbert Diess ha valorado los esfuerzos del fabricante estadounidense de coches eléctricos. De hecho, lo ha promovido como un ejemplo a seguir por el Grupo Volkswagen para acelerar el proceso de "electrificación" de sus vehículos.

Según Electrek, y por pedido de Diess, Volkswagen implementó un programa que internamente fue conocido como "el plan para alcanzar a Tesla". El objetivo del mismo era cerrar la brecha la brecha de software entre la automotriz alemana y su par norteamericana.

La pregunta del millón: ¿Por qué Elon Musk no quería continuar como CEO de Tesla?

La historia de Elon Musk y Tesla tiene ribetes de todo tipo. Si bien Musk ejerce el rol de CEO desde octubre de 2008, mucho ha cambiado la compañía desde que en 2003 arribó a Tesla Motors cuando apenas era una "pequeña" startup.

En un episodio del podcast Third Row Tesla de enero de 2020, fue el propio Musk quien aseguró: "Realmente no quería ser el CEO de Tesla". Sin embargo, reconoció que en los primeros días de la compañía existía "mucho drama" con respecto a quién debía ocupar el puesto de director ejecutivo.

Según Musk, le pidieron que fuese él quien haga la elección del primer CEO de la firma fabricante de coches eléctricos. Y su decisión fue inclinarse por Martin Eberhard. Sin embargo, inconvenientes durante el desarrollo del Tesla Roadster llevaron a la salida de Eberhard de la compañía, y a un desfile de directores ejecutivos hasta que finalmente Musk asumió definitivamente el mando.

Vale decir, de todos modos, que la versión de Elon Musk sobre cómo se convirtió en CEO de Tesla es disputada por el propio Eberhard, y también por Ian Wright, otro de los cofundadores de la empresa.

Más allá de todo, Elon Musk sigue como director ejecutivo de Tesla tras casi 13 años en el cargo. La historia pudo ser distinta si Herbert Diess hubiese firmado el contrato que tuvo en sus manos en 2015.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.