Estamos acostumbrados a fijarnos en las lluvias de estrellas del verano. Probablemente porque es cuando tenemos más tiempo para salir y mirar los eventos astronómicos. Sin embargo, este mes de abril, entre el día 16 y el 25, se producen las Líridas, la primera lluvia de estrellas de la primavera. A pesar de la actual situación de la pandemia, puede ser muy interesante salir al campo a observarlas. ¿Te apetece un plan distinto? Te contamos todo lo que tienes que saber sobre las Líridas.

Antes de hablar sobre la lluvia de estrellas de abril, primero tendremos que saber qué son las Líridas. Y es que se debe a las partículas de polvo que deja tras de sí el cometa C/1861 G1 Thatcher, descubierto en 1861. Este diminuto polvo entra en nuestra atmósfera y se prende fuego, de ahí que veamos pequeñas bolas de fuego cruzando el cielo.

Cómo observar las Líridas

Hay que hablar de la contaminación lumínica. Es un problema para los apasionados de la astronomía, ya que las farolas impiden que el cielo se vea lo más oscuro posible. De este modo, cuantas más farolas cerca, menos estrellas fugaces se podrán observar. Para poder ver las Líridas, y cualquier otra lluvia de estrellas o el cielo nocturno en general, hay que ir a un lugar apartado de las ciudades. Esto puede ser desde una playa -eso sí, de las que no tienen construido nada cerca- hasta el campo o la montaña. Así veremos el cielo lo más oscuro posible y podremos dedicarnos a observar las estrellas, fugaces o no.

La Luna este año va a ser un pequeño problema. Entre el 20 y el 27 de este mes, la Luna pasará de fase creciente a Luna Llena. Esto tiene que ver también con la luz. Y es que cuanta más luz solar refleja la Luna a la Tierra, más difícil observar las estrellas. Sin embargo, no demos por perdida esta lluvia de estrellas.

Consejos para observar el cielo

Si una vez superados todos los inconvenientes para ver esta lluvia de estrellas (contaminación lumínica y toque de queda -puedes verlo desde el jardín si vives en el campo-) y una vez tus ojos se han acostumbrado a la oscuridad; tenemos dos consejos más para ti. El primero es que mires en dirección contraria a la Luna. Por suerte, las Líridas aparecen en cualquier parte del cielo -aunque su origen parezca estar en la constelación de Lyra-, así que no debería ser un impedimento buscar estas estrellas fugaces en las zonas más oscuras del cielo nocturno. Y cuanto más lejos de nuestro satélite, mejor.

Las Líridas suelen tener una tasa media de actividad de 18 meteoros por hora, pero algunas veces puede llegar hasta los 100

El segundo consejo es que mires hacia el cielo la noche del 22 de abril, que es cuando se producirá el mayor número de entrada de estas estrellas fugaces en nuestra atmósfera. La tasa media de actividad de 18 meteoros por hora, que pueden llegar a alcanzar una velocidad de 49km por segundo, indican desde el Instituto Geográfico Nacional. Pero la noche del 22 al 23 de abril la actividad suele ser mayor. Además, algunos años pueden darse muchos más meteoros por hora y llegar hasta los 100. ¿Será este año? No lo sabemos, pero podemos asomarnos a descubrirlo.

En definitiva, pasar la noche mirando las estrellas en busca de la lluvia de estrellas de las Líridas puede ser una muy buena forma de desconectar del mundo y dejar de lado todo lo que está sucediendo durante esta pandemia. Nos merecemos disfrutar, aunque sea solo mirando al cielo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.