El año pasado, se recibió con los brazos abiertos a una de las superheroínas más queridas de la saga Star Wars, Ahsoka Tano. Interpretada por Rosario Dawson, hizo su aparición a lo grande en uno de los capítulos más memorables de The Mandalorian, disponible en Disney Plus. Este año lo arrancamos con Bruja Escarlata y Visión, la primera serie dentro del Universo Cinematográfico de Marvel.

Lo hizo además en medio de un combate en el que su poder quedaba de nuevo demostrado, aunque no su propósito. Algo que seguramente relatará su venidero spin-off. Aun así, el episodio — que detalló con mimo el intrincado contexto del personaje — sorprendió por mostrar a Tano como un personaje inclasificable. 

Lo mismo ocurrió con Bo-Katan Kryze. La mandaloriana interpretada por Katee Sackhoff llegó para recuperar el poder en Mandalore, y además convertirse en uno de los personajes más atractivos de la serie. También lo fue Cara Dune (Gina Carano). A pesar de la controversia fuera de cámara, la nativa de Alderaan sigue siendo una figura poderosa en el imaginario más reciente de Star Wars

No obstante, la gran sorpresa llegaría con la serie Bruja Escarlata y Visión, el rotundo éxito de Marvel en Disney Plus. Con un argumento enfocado por completo en Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen), la serie mostró un nuevo tipo de superheroína. 

Sin llegar a ser buena o mala, el complejo mundo interior del personaje se convirtió en el eje central de la historia. Para el último capítulo, Wanda, ya convertida en la Bruja Escarlata había atravesado un duro camino del héroe que la pone a la cabeza de los personajes más interesantes del Universo Cinematográfico de Marvel. 

Nuevos poderes, nuevas superheroínas

Pero de hecho, el programa estaba lleno de personajes femeninos ambiguos, poderosos y novedosos. Monica Rambeau (Teyonah Parris) regresó del blip de Thanos convertida en la conciencia de SWORD y con la probabilidad que en el futuro se convierta en Photon

Su personaje no solo permitió comprender la verdadera naturaleza del mundo post-blip, sino el poder de Wanda asumiendo su realidad como la Bruja Escarlata. Además de eso, Monica se enfrentó a sus propios dilemas y dolores. “De haber una forma, yo también habría traído de vuelta a mi madre”, confesó a Wanda en el último capítulo. 

Darcy (Kat Dennings) también se encontró en mitad de una situación extraordinaria y se enfrentó a la anomalía de Westview con humor. Pero fue su sentido práctico y la cualidad del personaje para encarnar un heroísmo discreto lo que sorprendió al público. El personaje demostró ser el vínculo entre el público y el meta argumento de la trama. 

No obstante, fue Agatha Harkness la muestra definitiva de la forma en que la cultura pop contemporánea comprende al mal. Después de tener que lidiar con todo tipo de teorías excéntricas, fue la Agatha que estuvo allí todo el tiempo el centro del misterio.

Lo hizo con un tipo de maldad sofisticada, burlona y cínica. Al final, no fue el esperado Mephisto el centro del enigma, sino la mujer que supo encontrar las respuestas a las magia del caos. 

Una vuelta de tuerca gracias a Marvel

La aparición de Sharon Carter (Emily VanCamp) sorprendió a los fans de la serie de Falcon y el Soldado de Invierno. Con una nueva vida al margen, pero con su fortaleza intacta, la ex agente de la CIA y S.H.I.E.L.D. deslumbró con su llegada al argumento de la serie de Disney Plus.

Despojada de su papel basado en un mero interés romántico de Steve Rogers/Capitán América (Chris Evans), el personaje creció en poder e interés. Y de hecho, fue su intervención en el show junto con la del Barón Zemo uno de los puntos más altos del tercer capítulo de la nueva serie del Universo Cinematográfico de Marvel.

El momento de las grandes mujeres 

Como suele ocurrir, la evolución en la televisión y el cine de la figura femenina llegó con unos cuantos años de retraso con respecto al mundo del cómic. En 1975, el personaje de la superheroína Wonder Woman llegaría a la televisión con el rostro de Lynda Carter. La serie cautivó el público, aunque nunca llegó a ser el fenómeno de audiencias que prometía ser. 

A pesar de eso, Diana Prince tenía los mismos atributos que su gemela en tinta, y además un indudable aire contemporáneo que familiarizó al público con lo que ocurría en el mundo del cómic. La serie creó un lugar idóneo para un tipo de mujer poco común en la televisión. Segura, independiente y sin interés romántico, cuyo objetivo parecía vivir su propia historia sin necesidad de un contraparte masculino.

En el cine ocurrió algo parecido. Desde Ellen Ripley de Alien, protagonizada por Sigourney Weaver, hasta Sarah Connor de la franquicia de Terminator –interpretada de manera sucesiva por Linda Hamilton, Lena Headey y Emilia Clarke– se convirtieron en íconos. La mujer firme, individual y de peso argumental se hizo un elemento cada vez recurrente en la ficción. 

El poder y los grandes personajes femeninos en el cine

No obstante, desde hace medio lustro, la evolución encontró otra forma de manifestarse. Se trata de una estructura novedosa que abarca la concepción del héroe tradicional, ahora encarnada por una superheroína. Jyn Erso en Rogue One y Diana Prince en Wonder Woman crean una metáfora de poder, liderazgo, fuerza de voluntad y poder espiritual. Atributos que hasta entonces había sido vedado a los personajes femeninos.

La Hermione Granger de la actriz Emma Watson es uno de los pilares del universo creado por la escritora J.K. Rowling. Su adaptación al cine con la misma notoria influencia del camino del héroe reinventado para una nueva generación de personajes y sin duda, actrices.

Unos años antes, Arwen, Éowyn y Galadriel se convirtieron en personajes preponderantes de la saga El Señor de los Anillos de Peter Jackson. La Daenerys Targaryen de Juego de Tronos resumió además a un tipo de nuevo poder femenino, estructurado bajo la óptica del líder tiránico.

Lo mismo podría decirse de la icónica Cersei Lannister, que se aparta de manera radical de la imagen de la tradicional mujer malvada del cine y la televisión. Con su carga simbólica —Cersei es reina, madre de reyes y también una feroz enemiga estratégica—,  el personaje destruyó las últimas versiones de la mujer accesorio.

El fenómeno además se reafirma en las nuevas generaciones: En la serie de Netflix Stranger Things dominan los personajes femeninos poderosos y multidimensionales. Eleven (Millie Bobby Brown), Nancy (Natalia Dyer), Joyce (Winona Ryder) y Max (Sadie Sink) forman un poderoso cuarteto que protagoniza la mayoría de la trama y que además, sostiene con facilidad una historia basada directamente en una noción moral familiar y casi idílica.

Las superheroínas en armas de la Bruja Escarlata a Okoye de ‘Black Panther’

Marvel Studios

El personaje de Okoye (interpretada por Danai Gurira) apareció por primera vez en el cómic Black Panther en noviembre de 1998. El ilustrador Christopher Priest y el guionista Mark Texeira crearon a un poderoso personaje femenino y a todo un símbolo de la mujer en la ficticia Wakanda.

En su transición al cine, el personaje conserva toda la voluntad, firmeza e inteligencia de su par en papel, además de disfrutar de un rango igualitario dentro de la estructura de protección y resguardo del pequeño país de Wakanda. La actriz Danai Gurira interpreta a Okoye desde la fortaleza imperturbable: un rasgo que se extiende al grupo de selectas guerreras que comanda.

De hecho, las mujeres en Wakanda tienen un papel particularmente importante y ofrecen al Rey T’Challa todo tipo de conocimientos, apoyo y fuerza. Desde Shuri, su hermana, científica y personaje de enorme importancia por derecho propio, él se encuentra rodeado de poderosas mujeres. 

Lupita Nyong’o, crea una contraparte fresca, madura y firme que asombra por su buen hacer y capacidad para sostener un hilo argumental particularmente fuerte. 

Por ahora, la fase cuatro está en pleno apogeo, dejando claro que Wanda Maximoff tendrá un papel preponderante, una vez que ha asumido todo el poder de ser la verdadera Bruja Escarlata. Como también lo tendrá el resto de las grandes mujeres del Universo Cinematográfico de Marvel.

Otro tanto podría decirse del Universo Expandido de DC, en el que Wonder Woman ocupa un lugar central. También cabe esperar que Ahsoka Tano sea una de los pilares argumentales de la nueva era de series de Star Wars. Sin duda, las grandes mujeres de la ficción llegaron para quedarse.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.