Desde que el Snyder Cut de la Liga de la Justicia se estrenó, la película literalmente sacudió el mundo del cine. Especialmente una de las partes de la película: el Epílogo o escena poscréditos. Ya fuera por su desmesurada duración –de casi 20 minutos–, los cientos de detalles en debate o el mero hecho de su existencia, la obra es una incógnita. Y lo es porque abre las puertas a un fenómeno desconocido y al debate sobre la futura relación del público y el cine.

El debate subió de tono cuando el mismo Zack Snyder confesó que el debatido Epílogo de su película es un homenaje a los fans. Tanto que podría abrir “todo tipo de historias futuras”. ¿En realidad puede hacerlo? ¿Se trata la secuencia de casi media hora de una provocación de Snyder? ¿El punto final de la larga historia de desencuentros del director con Warner?

Snyder Cut: la llegada de una pesadilla

La última parte del Snyder Cut de La Liga de la Justicia, que lleva por título Epílogo, cumple las funciones de una larga escena postcréditos. En ella hay un recorrido por todas las posibilidades de una posible segunda parte de La Liga de la Justicia. Según Snyder, se trata de un “motivo de esperanza” para los fans y una forma de agradecimiento a su apoyo. Pero es evidente que la complicada y singular escena también es un universo con todo un peso específico.

Sin duda se trata un paso audaz. El Epílogo abre las posibilidades que ya asomó la escena final con una ruptura temporal, e indica hacia dónde conduce la línea narrativa. Para comprender el impacto de una decisión semejante (y motivo quizás, del malestar de varios ejecutivos de Warner con Snyder), analicemos su contenido. 

Lex, de nuevo a la acción

El Lex Luthor de Jesse Eisenberg

De la misma forma que en la versión del 2017, el Epílogo muestra el escape de Lex Luthor de Arkham Asylum. La escena es prácticamente la misma y tiene el mismo sentido del absurdo. Un desconocido suplanta a Lex en mitad de una atmósfera enrarecida y angustiosa. Poco después, le vemos en su yate de lujo, ya con la imagen tradicional que todos conocemos de él. Y como en la versión de Whedon, Deathstroke hace su aparición.

Solo que en esta ocasión, el humor innecesario que se añadió a la escena desaparece. Deathstroke no parece muy interesado en las proposiciones de Luthor hasta que este le revela información sensible. Y lo hace de forma directa: Batman y Bruce Wayne son la misma persona. ¿Qué tanto puede influir eso en la historia futura? No lo sabemos, pero Deathstroke parece tomarse la noticia como un dato de crucial importancia. 

Quizás, este dato es uno de los pocos que formarán parte del canon del universo cinematográfico extendido de DC. Con la película de Flash en puertas para un posible estreno en el 2022, la verdadera identidad de Batman puede convertirse en punto sensible. Tanto como para que Deathstroke pueda manejar su importancia de cara al enfrentamiento con el personaje encarnado por Ezra Miller y su “tutor” Bruce Wayne. 

De modo que, al menos en este punto, el Snyder Cut de La Liga de la Justicia de 2021 tiene el suficiente peso como para influir en las futuras películas de DC. Este pequeño/gran detalle puede permitir a Deathstroke (de estar incluido en la acción), tener ventaja sobre cualquier otro villano.

El futuro después del futuro

Warner Bros.

Ahora viene lo realmente desconcertante y lo que ha hecho correr ríos de tinta y avivado los comentarios de los fans. De ver a Lex Luthor conversando con Deathstroke, nos encontramos en un paisaje desolado. La paleta de colores de la película cambia de forma radical. De los tonos azules, mecánicos y firmes de la escena de Luthor, pasamos un devastado tono naranja y ocre, que divide ambas escenas de forma total. 

Batman aparece entonces con el atuendo de campaña con que le vimos por unos minutos en la versión de La Liga de la Justicia del 2017. Lleva peto, una especie de sobretodo y una ametralladora. Aparece en medio de lo que parece ser una autopista devastada hasta los cimientos por una conflagración destructora. A su lado, se encuentra Mera, Cyborg y Flash. La extraña compañía incluye a Deathstroke (con un aspecto radicalmente distinto al que acabamos de ver) y al Joker de Jared Leto. 

La escena es inquietante en su tenso aire retorcido, porque completa la visión que Cyborg tuvo al conectarse con una de las Cajas Madres. En ella, pudo ver un ambiente de pesadilla que incluía la muerte de Wonder Woman además. En la rápida sucesión de imágenes, puede distinguirse a Superman sosteniendo lo que parece ser el cadáver de Lois Lane. 

Todo se encadena en una sola historia

Por supuesto, si estás prestando atención, recordarás la escena incongruente y jamás explicada de la versión de Batman v Superman (2016). En ella, Bruce tiene un sueño inquietante. En medio de lo que parece ser un portal multidimensional, Flash aparece con un aviso: “Lois es la clave”. Ante el desconcierto de Bruce, Flash le mira preocupado: “¿Llegué muy pronto?”.

Ahora con el Snyder Cut de la Liga de la Justicia, todo tiene sentido. Y uno muy claro: Lois Lane es el corazón de Superman. Junto con Martha es su parte más humana, por lo que protegerla es de vital importancia. Si ponemos en orden toda la información, es evidente que Zack Snyder tenía clara la línea de eventos. El Flash del Epílogo de hecho lleva el mismo traje que lucía en esa “visión”. 

Ahora está claro que provenía del futuro alternativo, creado a partir de la ruptura del hilo temporal en el que Superman es aliado de Darkseid. ¿El motivo? La muerte de Lois.

Además, la escena incluye ese extrañísimo el significado del parlamento de Steppenwolf que asegura haber encontrado “la ecuación anti vida”. Si lo recuerdas, la visión de Cyborg al conectarse con la Caja Madre también incluía la muerte de los Atlantes

En este futuro alternativo del Epílogo, Mera hace justicia a la muerte de Aquaman y de hecho deja claro que está ahí por ese motivo. Además, si mezclamos la información entre la visión de Cyborg y lo que vemos, es evidente que Darkseid pudo convertir a Superman en su acólito.

En la escena también se incluye el anuncio de la muerte de Lois y de Harley Quinn. De Robin ya había algunos indicios de lo sucedido en Batman v Superman. Pero, los asesinatos de Harley Quinn y Lois Lane son información relevante y nueva que Zack Snyder añadió con la intención de ampliar su propio universo. ¿En qué dirección? 

The Knightmare y todo lo que implica

Warner Bros.

Si te lo estás preguntando, el término “Knightmare” es una mezcla entre la palabra “pesadilla” (nightmare) y “caballero” (knight) en una clara referencia a Batman. Aunque hasta ahora no ha aparecido de forma oficial en ninguna película, se ha debatido con frecuencia como parte de algo mayor. ¿La inspiración? Todo parece apuntar a la trama del videojuego Injustice: Gods Among Us, en el que Superman asoló la tierra por venganza. 

La inquietante escena termina con Bruce Wayne despertando sobresalto. ¿Se trata de una premonición o un sueño? Por ahora, sabemos que Darkseid no tiene intención de dejarse vencer con tanta facilidad. Por lo que es probable es que Bruce esté mirando (de algún modo) las líneas alternativas que podrían ocurrir.

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, al apenas despertar de semejante visión Bruce tiene un invitado sorpresa. De pronto y después de haberle visto en una breve escena intrigante, Martian Manhunter aparece para ofrecer ayuda. Con su capacidad cambiaformas, la presencia del personaje abre una serie de preguntas que podría cambiar el horizonte del universo cinematográfico expandido DC. No obstante, por ahora solo viene para dejar claro que Darkseid seguirá en su empeño por destruir toda vida sensible. Bruce le escucha con atención, pero sin que eso parezca significar algo más que curiosidad.

En sí, el Snyder Cut de la Liga de la Justicia deja abierto toda un serie de posibilidades emocionantes, que aunque nunca se llevarán a cabo forman parte de algo más amplio. ¿Es intencional la forma en que Zack Snyder creó varios hilos narrativos incompletos?¿Una forma de presión para un futuro en DC? No lo sabemos y de la misma manera que el Epílogo, el significado de esta última estrategia asombrosa permanece (y permanecerá) en el misterio.