Mañana, día 26 de marzo, se estrena Godzilla vs. Kong (Adam Wingard, 2021) en España. La segunda película en la que ambos se enfrentan después de King Kong contra Godzilla (Ishirô Honda, 1962) y la cuarta de lo que se ha dado en llamar el MonsterVerse, la última franquicia cinematográfica sobre los dos peligrosos seres gigantescos que dan nombre a la aventura nueva y otros amigos suyos de igual catadura. Tras la correcta Godzilla (Gareth Edwards, 2014), la bastante interesante Kong: La Isla Calavera (Jordan Vogt-Roberts, 2017) y la sencillamente pasable Godzilla: Rey de los monstruos (Michael Dougherty, 2019).

Y no hay ninguna continuación en el horizonte. Pero ¿por qué? Tal como escribe Nicholas Raymond en Screen Rant, “se puede explicar por el rendimiento en taquilla poco impresionante de la entrega anterior”, cuyo presupuesto final fue de 200 millones de dólares y solo pudo conseguir 386,6 millones de recaudación en los cines de todo el planeta, “considerablemente menos de lo que esperaba el estudio”. Y, pensando en que Godzilla y Kong: La Isla Calavera obtuvieron “más de 500 millones cada una, Legendary tenía buenas razones para esperar mucho de la secuela” sobre el descomunal dinosaurio de orígenes nipones.

Warner Bros.

“Si bien no funcionó lo suficientemente mal como para ser considerada un fracaso de taquilla, no se puede negar que fue una decepción financiera, y parte de eso puede haber sido el resultado de las críticas negativas”, continúa Nicholas Raymond. Así, “tiene sentido que el estudio adopte un enfoque de «esperar y ver» para el futuro del MonsterVerse”. El director de Godzilla vs. Kong, el estadounidense Adam Wingard (Death Note), ha dejado claro que el enfrentamiento monstruoso no quedará en tablas y, si la película triunfa en los cines pandémicos, se podrían anunciar más acerca de estos titanes.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.