Apple anunció el pasado martes sus primeros Macs con procesadores ARM diseñados por la propia empresa, adoptando así la misma estrategia que siguen con todos sus demás dispositivos.

Los iPhone, iPad, Apple Watch e inclusive HomePods y Apple TV usan procesadores diseñados por Apple. La única línea de productos que quedaba con chips de terceros eran los Mac, que usaban procesadores de Intel.

Eso acabó ayer con los nuevos MacBook Air, MacBook Pro de 13 pulgadas y Mac mini, los cuales incorporan un SoC de Apple diseñado exclusivamente para los Mac llamado, simplemente, M1.

Hay relativamente pocos datos aún sobre su desempeño y capacidades, más allá de la información que ha ofrecido la empresa. Pero los primeros resultados de desempeño que empiezan a aparecer en **Geekbench* indican que se trata de una verdadera bestia.

El dato corresponde a un procesador M1 dentro de un MacBook Air con 8GB de RAM y 3,2 GHz, que arroja resultados de:

  • 1687 en prueba mononúcleo (single core)
  • 7433 en prueba multinúcleo (multicore)

Geekbench / MacBook Air con M1

El procesador M1: una verdadera bestia

En la prueba mononúcleo, el M1 es más rápido que cualquier Mac lanzado hasta la fecha con cualquier procesador Intel. El resultado multinúcleo es aún más interesante: más rápido que cualquier portátil anterior de Apple, incluyendo el modelo de alta gama del MacBook Pro de 16 pulgadas con procesador Core i9.

También queda a pocos puntos de alcanzar el resultado multinúcleo de los Intel Xeon de 8 núcleos del Mac Pro de 2019 y los Intel Xeon del iMac Pro de finales de 2017. Recordemos, se trata del MacBook Air versión base, que carece de ventilador y tiene un precio de 999 dólares o 1129 euros.

En próximas horas y días veremos más resultados del MacBook Air, MacBook Pro 13" y Mac mini apareciendo en Geekbench. Por el momento, estos primeros datos confirman que los procesadores M1 de Apple serán un antes y un después para la computación moderna.