Las relaciones entre EE.UU. y China no pasan por su mejor momento. Tras el veto por parte de los americanos a empresas como Huawei o la propia aplicación de TikTok, ahora China responde con una nueva ley que endurece las exportaciones. Algo que, lógicamente, no ha sentado nada bien en el gobierno chino.

La nueva ley limita la exportación de tecnología, tanto civil como militar para salvaguardar los intereses y la seguridad del país. Esta medida comenzará a impartirse a partir del próximo 1 diciembre del 2020. La parte militar es lógica, pero el mayor interés parece que reside ofrecer un escudo a sus propias empresas que sufran discriminaciones en otros países.

A nivel tecnológico, afectará tanto a servicios, software y hardware. Recordamos que la mayoría de las empresas tienen acuerdos con fabricantes chinos gracias a la mano de obra y a la tecnología que desarrollan.

A partir de la fecha que entra en vigor la ley, China ampliará los controles de exportaciones que podrían afectar negativamente a empresas con una fuerte dependencia del país asiático.

Una ley espejo

Esta decisión tomada por China viene a instaurarse como una medida preventiva, no solo de manera exclusiva en la seguridad nacional con términos militares, también entre sociedades.

La medida adoptada es un golpe sobre la mesa, una respuesta a los países que intenten obstaculizar los negocios con el propio país. Es decir, adoptarán las mismas medidas con los países que intenten bloquear acuerdos y negocios con empresas chinas.

A partir del próximo 1 de diciembre del presente año, cualquier exportación del país deberá contar con una autorización expresa, tal y como informa Reuters. En el caso de que una empresa intente burlarla, se enfrentará a una multa que podría ascender hasta los 5 millones de yuanes -algo mas de 600.000 euros-.

Grandes potencias de China

Imagen: David Ortiz.

Huawei es una de las mayores empresas y más desarrolladas a nivel tecnológico. Su apuesta por las telecomunicaciones y productos como telefonía móvil, ordenadores personales o tabletas digitales han hecho que sea un músculo financiero muy importante. Fue uno de los principales objetivos de EE.UU para bloquear las relaciones entre ambos países.

La empresa más reciente en sufrir restricciones de exportaciones es Semiconductor Manufacturing International Corp, el mayor fabricante de chips de China. Ocurrió en pasado mes y aunque no ha transcendido que país aplicó estas restricciones, sí que mostraron un enfurecimiento por la decisión adoptada.

Tras varios enfrentamientos, China ha decidido tomar cartas en el asunto con la nueva ley que además de controlar todas las exportaciones de ámbito sensible, también pretende ser un *escudo** frente a las represalias y restricciones de otros países adoptando medidas similares.