Estados Unidos anunció una serie de medidas que buscarán frenar el desarrollo de chips en China. La administración de Joe Biden estableció nuevas reglas para la exportación de tecnología de semiconductores al gigante asiático. De acuerdo con un reporte de Bloomberg, las medidas se centran en los chips usados en supercomputadoras e inteligencia artificial, así como también en el equipo para fabricarlos.

El Departamento de Comercio ajustó la Norma de Productos Directos Extranjeros, una disposición que extiende la cobertura extraterritorial de los controles de exportación de EE. UU. a ciertos artículos producidos en el extranjero. Las nuevas reglas restringirán la capacidad de China de obtener tecnología avanzada para desarrollar supercomputadoras y fabricar semiconductores avanzados para aplicaciones militares.

Las restricciones implementadas en esta regla siguen a una amplia consideración del gobierno de los Estados Unidos sobre el impacto de los circuitos integrados de computación avanzada, las "supercomputadoras" y los equipos de fabricación de semiconductores para permitir la modernización militar, incluido el desarrollo de armas de destrucción masiva (WMD) y los abusos contra los derechos humanos.

El gobierno de Estados Unidos teme que China utilice esta tecnología para guiar armas supersónicas o modelar explosiones nucleares. El Departamento de Comercio también buscaría asestar un golpe a los sistemas de vigilancia que utiliza el Partido Comunista para espiar a minorías y disidentes. Un reporte del diario The New York Times reveló en 2020 que los ordenadores del Urumqi Cloud Computing Center utilizan chips de NVIDIA e Intel para espiar teléfonos móviles y analizar videos de vigilancia.

China no podrá usar chips de Intel o NVIDIA en sus supercomputadoras

NVIDIA chips GPU IA semiconductores China

Las dos reglas implementadas limitan la exportación de GPUs utilizados en aplicaciones de inteligencia artificial, así como chips para supercomputadoras. Las medidas aplican desde hoy, por lo que las compañías locales no podrán proveer estos productos sin contar con una licencia especial. Estados Unidos también impuso una restricción internacional que prohíbe a cualquier compañía del mundo vender los chips y maquinaria a China, siempre y cuando estos utilicen tecnología estadounidense.

En esta regla, la Oficina de Industria y Seguridad (BIS) está modificando las Regulaciones de Administración de Exportaciones (EAR) para implementar los controles necesarios sobre los circuitos integrados (IC) de computación avanzada, los productos informáticos que contienen dichos IC y ciertos artículos de fabricación de semiconductores. Además, BIS está ampliando los controles sobre las transacciones que involucran artículos para usos finales de fabricación de semiconductores y supercomputadoras, por ejemplo, esta regla amplía el alcance de los artículos producidos en el extranjero sujetos a requisitos de licencia para veintiocho entidades existentes en la Lista de Entidades que están ubicadas en China.

Aunque existen algunos fabricantes de chips en Europa y Asia a los que no afecta esta medida, Estados Unidos amenazó con ponerlos en una lista negra si su gobierno no coopera con la política comercial. En una reunión con algunos medios de comunicación el jueves por la noche, un oficial del Gobierno dijo que las nuevas reglas perderían efectividad con el tiempo si otros países no se les unen.

Las nuevas reglas buscan frenar el desarrollo de semiconductores en el país asiático

La Asociación de la Industria de Semiconductores dijo que tomarán las medidas necesarias para cumplir con los cambios en política del Departamento de Comercio. Por otro lado, fabricantes como KLA Corp, Lam Research Corp y Applied Materials Inc, que producen equipo para desarrollar semiconductores, recibieron una notificación hace unos meses para frenar la exportación de equipo a fábricas chinas.

Un punto importante es que las nuevas reglas prohíben a los ciudadanos estadounidenses ayudar a la industria de semiconductores de China. Algunos expertos aseguran que la nueva estrategia del gobierno de Joe Biden tendrá un impacto considerable en el desarrollo económico y tecnológico de China. Hasta ahora, el gobierno de Xi JinPing no ha anunciado su respuesta, aunque se espera que ocurra en los próximos días.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario