Una de las virtudes de los altavoces inteligentes es también su talón de Aquiles. Si bien responden al momento una consulta o instrucción, el tener activo el micrófono implica que pueden escucharnos todo el tiempo. Para evitar que Alexa invada nuestra privacidad, la gente de MSCHF desarrolló el Alexagate, un dispositivo que bloquea el micrófono de los altavoces Amazon Echo.

El Alexagate es una tapa que se coloca en la parte superior de cualquier altavoz Echo y bloquea el micrófono por medio de ultrasonido pulsado. Para activarlo basta aplaudir tres veces y se atascará el micrófono, evitando que Alexa pueda escuchar tus conversaciones.

Debido a que el ultrasonido está más allá de lo que pueden registrar nuestros oídos, no te darás cuenta de su interacción con el altavoz. El Alexagate no interferirá con la reproducción de música ya que no es un silenciador físico como tal. En caso que desees deshabilitarlo y hablar con Alexa de nuevo, bastará aplaudir tres veces.

Alexagate: tres aplausos para evitar que Alexa pueda espiarte

Alexagate Alexa Amazon

El dispositivo puede ajustar la intensidad de los aplausos e incluso es posible activarlo con un chasquido de dedos. De acuerdo con sus desarrolladores, el Alexagate bloquea todo, incluso puedes gritar a escasos 15 cm de distancia del altavoz y tu voz no se registrará.

La creación del Alexagate es una modificación adversaria, según sus desarrolladores, quienes recuerdan que los Amazon Echo nos escuchan 24/7 y archivan nuestras conversaciones en la nube de la empresa.

"Alexagate es piratería de hardware para reducir la funcionalidad. Aunque el "diseño centrado en el ser humano" es en este punto un término jerárquico sin sentido, [...] la relación de Alexagate con los humanos depende del usuario, al menos podríamos llamarlo "diseño anti-corporativo. "

Esto último es interesante, puesto que Amazon estuvo en el centro de la polémica hace un año. La empresa confirmó que conserva tus conversaciones con Alexa por tiempo indefinido y hay transcripciones que no pueden eliminarse, aunque lo hagas manualmente en un Echo.

Amazon se escuda en que estos archivos se utilizan para entrenar a Alexa y mejorar la experiencia de uso, aunque esto no convence a los expertos en privacidad. Otro inconveniente es que cuando los usuarios interactúan con una habilidad de Alexa, el desarrollador de la misma puede retener los registros de la interacción.

El Alexagate podría ser una solución física si no deseas que Amazon te espíe. Es compatible con todas las generaciones de Echo, Echo Plus y Echo Dot gracias a un anillo de montaje. Su precio es de 99 dólares, aunque de momento solo está disponible para envíos en EE.UU.

Alexagate Alexa Amazon