Zoom presume de resultados durante los últimos tres meses. Lo hace, no obstante, con un aviso inesperado que se desliga de su reciente inercia hacia las implementaciones de seguridad. Y es que el cifrado punto a punto en Zoom no estará disponible para todos, sino únicamente para sus cuentas de pago.

Zoom continúa acelerando en en sus intentos para mejorar la seguridad de su plataforma. Cuando el uso se disparó de la mano del confinamiento global, los fallos afloraban constantemente. Tanto que a principios de abril la plataforma se dio una tregua de 90 días para corregirlos. A pesar de sus recientes esfuerzos y el lanzamiento de un Zoom 5.0 con múltiples mejoras, finalmente el cifrado end-to-end –E2E– será más un opt-in que para todos.

Seguridad para los usuarios, pero también capacidad de autoprotección para Zoom

Dos de las decisiones más sonadas recientes de la compañía son la compra de Keybase y el reciente fichaje de Alex Stamos, previamente director de seguridad de la información en Facebook. Este miércoles, Stamos justificaba la decisión de no mantener como universal el cifrado punto a punto en Zoom.

Según Stamos, afirma que se trata de un compromiso para la compañía. El cifrado punto a punto en Zoom sería una protección de seguridad para sus usuarios legítimos. ¿El problema? Que no todos lo son. De esta forma, se mejora la privacidad y seguridad para aquellos que están dispuestos a pagar por ella, "mientras se reduce el impacto humano del abuso sobre el producto".

En declaraciones recogidas por Bloomberg, Eric Yuan, CEO de Zoom, afirmó que los usuarios gratuitos no contarán con esta característica. Esta impide la supervisión de las comunicaciones, también por agencias gubernamentales. Según Yuan:

"Es seguro que no queremos dar eso a los usuarios de cuentas gratuitas porque también queremos trabajar junto al FBI, con la policía local en caso de que algunos utilicen Zoom con propósitos maliciosos".

Mientras tanto, Stamos afirma que no todas las cuentas gratuitas se comportarán de esta manera. Un ejemplo son las educativas, cuyas videollamadas serán cifradas a pesar de no pagar en una buena parte de los casos. En otros casos, el cifrado es incompatible con el uso de ciertas aplicaciones externas, como el streaming en YouTube o la transcripción y grabación en la nube.

Los ingresos de Zoom, decididamente al alza

Desde que comenzó la pandemia de coronavirus, el uso de Zoom se ha disparado por completo, y también lo han hecho sus suscriptores de pago. Tanto que las previsiones de ingresos para 2020 se han visto prácticamente duplicadas en la última revisión. No esperan otra cosa que consolidar la tendencia alcista reciente.

La compañía, que ya cotiza más alto que las 7 principales aerolíneas a nivel mundial juntas, espera que las ventas durante el trimestre que cierra en junio alcancen los 500 millones de dólares. El siguiente semestre se espera parecido, con lo que podrían alcanzar unas ventas de 1.800 millones de dólares. Esto es, el doble sobre unas estimaciones previas a la pandemia, que lo situaban en los 931 millones de dólares, y el triple de sus resultados de 2019.

Un efecto reseñable del desconfinamiento gradual alrededor del mundo es que, a diferencia de lo esperado, Zoom no está viendo un desplome en su uso. Si bien ya están por debajo de los 300 millones de participantes diarios, la plataforma de videoconferencias espera recuperar esa cifra.