El perro es el mejor amigo del hombre. Siempre se ha dicho y, ahora, un nuevo estudio publicado en PLOS ONE confirma el tópico de que tu perro haría todo lo posible por rescatarse si estás en peligro. Aunque tiene un matiz, tal y como han demostrado los investigadores: tu perro tiene que saber cómo ayudarte.

De hecho, esta es la conclusión del estudio, que fue diseñado muy cuidadosamente por varios investigadores. El experimento ha incluido a 60 perros y sus dueños, que se dividieron en tres escenarios distintos: dueños metidos en cajas pidiendo socorro, dueños metidos en una caja leyendo y comida dentro de la caja. El experimento consistía en que el perro tenía que abrir la puerta de la caja para llegar hasta su dueño o la comida.

En el primer caso, 20 de las mascotas consiguieron salvar a sus dueños, que aunque podían pedir ayuda -les enseñaron a que sonara creíble-, no podían llamas a su mascota por el nombre. Además, presentaban niveles de estrés similares a los de su dueño, lo que se conoce como "contagio emocional", según apuntan desde ScienceAlert.

"Alrededor de un tercio de los perros rescataron a su angustiado dueño, que no suena demasiado impresionante por sí solo, pero realmente es impresionante cuando se mira de cerca", dice el psicólogo Joshua Van Bourg, de la Universidad Estatal de Arizona. Aunque tan solo fueron 20 los caninos que pudieron salvar a sus amigos, en realidad la proporción de perros que quería hacerlo era mucho mayor, según apunta el psicólogo. El problema era que no sabían cómo hacerlo.

Los perros "se preocupan por su gente"

Perro y dueña
Perro y dueña. Créditos: Unsplash

En cuanto a la caja con comida, fueron 19 de las mascotas las que abrieron la caja y se comieron el premio. De ellos, 16 también habían rescatado a sus dueños. Pero, ¿esto qué podría significar? Pues que el hecho de obtener comida y rescatar a sus dueños puede sugerir que las dos acciones son igualmente gratificantes para las mascotas.

En la prueba en la que los dueños estaban tranquilos leyendo una revista dentro de la caja, 16 de las mascotas también intentaron acercarse a sus dueños. Pero lo hicieron de una manera muchísimo más tranquila que cuando los dueños pedían auxilio.

Durante la prueba de socorro, 8 de los perros ladraron o se quejaron por querer acercarse a sus dueños y no poder frente a tan solo un perro que lo hizo cuando se trataba de comida.

"Lo fascinante de este estudio es que muestra que los perros realmente se preocupan por su gente", comentó el psicólogo Clive Wynne, de la Universidad Estatal de Arizona. "Incluso sin entrenamiento, muchos perros tratarán de rescatar a las personas que parecen estar en peligro, y cuando fallan, todavía podemos ver que están molestos por no conseguirlo".